menu

Aprendemos juntos

Catherine L'Ecuyer, investigadora y divulgadora científica

En el 2017, la Asociación Pediátrica Canadiense recomendó que antes de los dos años, nada de pantalla y de los dos a los cinco años, menos de una hora al día. Y, añadió, que han de ser contenidos, como es lógico, que están adecuados a la edad del niño. No tanto a nivel de contenido como del ritmo.

Los niños aprenden de las interacciones con humanos, no con pantallas. Encontrarse con una mirada, conectar con ella...

Es un disparate afirmar que adelantar el uso de las nuevas tecnologías, fomenta el uso responsable de las nuevas tecnologías. Es como decirle a un niño pequeño que se tome un vasito de agua de una boca de incendio y, además, sin que le salpique. La mejor preparación para el mundo online es el mundo offline, el mundo real.

El educador transmite conocimiento, pero no genera verdades. Para tener autoridad verdadera, un educador ha de saber perdonar y pedir perdón. Los alumnos, los hijos, han de ver que sus maestros, sus padres, no actúan motivados por el deseo de llevarse siempre la razón. Porque, de hecho, nos podemos equivocar y seguir teniendo mucha autoridad. El factor clave de la autoridad no está en la perfección, está en la confianza. De hecho, no existen educadores perfectos, tan solo existen aquellos que, escudándose detrás de la autoridad, fingen serlo. La idea es que los alumnos han de ver que sus maestros, sus padres, están al servicio de su educación, no que los alumnos están al servicio del cumplimiento de unas normas estrictas. Hemos de preguntarnos por el sentido y por la razonabilidad de las normas que imponemos en relaciones con los fines que pretendemos conseguir. De hecho en la educación, el problema ocurre cuando mezclamos fines y medios.

Hoy el rol del docente ha cambiado, los niños y las niñas tienen acceso a la información en la tablet, tienen todo el conocimiento ahí, ¿eso no hace que se cuestionen el concepto o la autoridad del docente?

El maestro es la clave en el éxito de un sistema educativo. Porque el maestro es aquél que conoce y ama su materia, es aquél que la transmite con pasión, con afecto, con sensibilidad, con intuición… Cualidades que nunca tendrán los dispositivos tecnológicos.

Es importante distinguir modas de propuestas valiosas. Es importante que nuestros hijos tengan una educación basada en las evidencias, no en las modas y tampoco en las ocurrencias. La educación, hemos de acordarnos, que no es verdadera porque es innovadora, sino que es innovadora porque es verdadera.

Aprendemos juntos

Un proyecto de educación para una vida mejor.

Biografía

Investigadora educativa y divulgadora. Autora de los libros "Educar en el asombro” y "Educar en la realidad”, esta canadiense cree que la invención, el descubrimiento o el aprendizaje sobre la vida real deberían imponerse ante el exceso de uso de tecnologías que se impone actualmente entre los niños.

Faqs

¿Hay alguna forma de casar la educación clásica con las nuevas pedagogías?

Esto de que el alumno es protagonista de su educación no es un invento de las nuevas pedagogías, sin embargo, ellas nos lo recuerdan y nos ayudan a alejarnos del conductismo, del mecanicismo que ha caracterizado una corriente de la educación tradicional durante mucho tiempo. Que nos ha hecho ver al niño como un ser pasivo, un ser programable al que vamos echando conocimiento.

Puedes ver el vídeo completo aquí.