menu

Aprendemos juntos

Escuela Pública Cascavelos

Joao Maroco, director:

Aunque hemos tenido diferentes corrientes políticas e ideológicas en los últimos 15 años, Gobiernos más de izquierdas o más de derechas, en el Ministerio de Educación hubo continuidad de políticas concebidas para aumentar la exigencia y el rigor. Y también para establecer unos objetivos, unas metas curriculares, unos programas bien fundamentados, bien sustentados científicamente, una mayor exigencia con lo que se suponía que los alumnos debían hacer en cada curso escolar, y una mayor exigencia con lo que se suponía que los profesores debían enseñar en los distintos cursos escolares.

A pesar de los condicionantes; de familias con menor poder económico, social y cultural, economías más débiles, escuelas menos dotadas, profesores menos seleccionados, si comparamos nuestro contexto social, económico y cultural, tanto de las familias como de las escuelas, con las escuelas finlandesas, veremos que al final el 'alumno aplicado' es Portugal.

El sistema entendió claramente, y también los profesores, los padres, los alumnos, que las exigencias de rigor y de la realización de pruebas era mayor, y eso hizo que los profesores estuvieran más motivados para cumplir programas y objetivos y los alumnos estuviesen más motivados para aprender. Creo que esta rendición de cuentas es, en el caso de la evolución portuguesa, el gran factor que explica la mejora de los resultados.

Isabel Flores, investigadora educativa:

Portugal mejora cada vez más en las pruebas PISA, en los resultados de todas las competencias: lengua, ciencias y matemáticas. En 2015, cuando la expectativa era que empeoráramos debido a la crisis, pues no: consolidamos nuestra subida y nuestra tendencia, y eso llamó la atención.

Los factores que yo identifico y que creo que es importante destacar son: la universalidad de preescolar, y unas familias y unos jóvenes más ambiciosos y que creen más en la escuela como perspectiva vital…

Tenemos profesores que están dispuestos a dar para ayudar a los alumnos en un país pobre como Portugal. Uno de los indicadores de PISA es el que se construye a partir de los cuestionarios de los alumnos, que es un indicador del estatus socioeconómico y cultural. Este indicador no puntúa en la media de los países, y Portugal está un 40 % por debajo de la media. Es un país pobre en el contexto de la OCDE.

Un aspecto que ha cambiado mucho en Portugal en los últimos años ha sido el número de escuelas que, aun en medios sociales difíciles, tienen buenos resultados. Y esto sucede sin que haya una gran inversión por parte del Gobierno, ni grandes políticas por su parte. Y yo creo, honestamente, que estas tendencias en la propia escuela, como lo demuestra la escuela de Carcavelos, van ser más frecuentes, y cada vez habrán más escuelas capaces de hacer esto. Lo que está sucediendo es un cambio silencioso. Cuando nos queramos dar cuenta, ya habrá ocurrido.

Más que las políticas públicas implementadas por uno u otro Gobierno, lo que en realidad hay es una motivación que viene de dentro de la comunidad escolar y de la que está a su alrededor, que a veces son las empresas, las asociaciones y todo eso, y que está creando esta idea de que la escuela puede cambiar la vida de las personas.

Aprendemos juntos

Un proyecto de educación para una vida mejor.

Biografía

La Escuela Pública Cascavelos no es más que un ejemplo de la evolución de la educación en Portugal, único país que mejora sus resultados en el informe PISA desde el año 2000. Algunas de las medidas que han tomado es eliminar las clases los viernes por la tarde, impedir que los alumnos repitan hasta 3º de ESO para que no se desmotiven, prohibir los deberes para casa o fomentar habilidades como hablar en público o colaborar con compañeros.

Faqs

¿A qué se puede deberse la mejora del nivel de este colegio en particular?

La evolución entre 2000 y 2015 es muy significativa: la renta económica y el estatus socioeconómico y cultural de las familias aumentaron en este periodo, pero además creo que mejoró mucho la percepción actual de las familias sobre la importancia de una buena educación. Creo que es una variable muy importante. Y otra son los profesores, como no podía ser de otra manera, porque son los que enseñan y motivan a los alumnos para aprender. Y también hay claramente una evolución enorme entre los profesores que teníamos en 2000 y los que tenemos en 2015. Por ejemplo, en 2000 teníamos muchos profesores que técnicamente podían ser excelentes, y muchos, en efecto, lo eran, pero no habían tenido la formación pedagógica que hay que tener para trabajar con un grupo de alumnos de estas edades.


Puedes ver el vídeo completo aquí.