Cómo ahorrar en los gastos de tu bebé

Te damos una serie de consejos para reducir el elevado coste que supone un nuevo miembro en la familia

El refranero popular que dice que “los niños vienen con un pan debajo del brazo” no es tan cierto como nos gustaría. Los bebés traen muchas alegrías, pero también muchos gastos, a veces muy elevados.

Marta Rubio. Periodista.

1. Equipamiento básico

El recién nacido necesita un montón de accesorios a su medida para estar cómodo y seguro, que no son precisamente baratos; cuna, hamaca, cochecito, silla para el coche, bañerita... ¿Es posible ahorrar en los accesorios del bebé? Sí, hay opciones más económicas que otras.

Con una cuna basta

Es cierto que durante los primeros meses el bebé está más recogido en una minicuna o un moisés, pero si quieres ahorrar y no te pueden prestar este accesorio, puedes usar directamente la cuna.

  • La minicuna y el moisés son tan pequeños que apenas se usan tres o cuatro meses.
  • Si la cuna te parece demasiado grande, o quieres tener a tu bebé cerca durante el día, puedes usar el capazo del cochecito para sus siestas en casa.

La cesta portabebés puede servir de hamaca

Llega un momento en el que al bebé se aburre en la cuna y quiere ver a sus papás. Para tenerle cerca son muy útiles las hamaquitas. No son caras, pero si la cesta portabebés para la silla de paseo o el automóvil, puede servirte, pues su base curvada permite el balanceo.

Bañera-cambiador: más económico por separado

Si hay algo que asuste a los padres al principio es bañar al recién nacido, parece que faltan manos para sujetarle. Las bañeras-cambiador con patas (que llevan una tapa con un cambiador grueso de plástico encima) facilitan la tarea, pero ocupan bastante espacio y no son baratas.

  • Para ahorrar puedes comprar un cambiador plegable (que también necesitarás cuando salgas de paseo) y cambiar al bebé sobre una mesa alta. Si le cambias sobre la cama, hazlo sentada para que tu espalda no sufra.
  • Para bañarle hay muchas opciones más económicas que la bañera cambiador: hamaquitas que sujetan al bebé dentro de la bañera, bañeras ergonómicas, bañeras hinchables (muy útiles para salir de viaje) e incluso bañeritas plegables que sirven durante varios años.

Cochecito: valora el tamaño y el tiempo que lo vas a usar

Cuando elijas el cochecito o silla de paseo piensa si necesita ruedas grandes para el campo, si cabrá bien en el ascensor o en el maletero del coche... Es importante valorar todo esto para no tener que cambiar de modelo tarde o temprano.

  • Si el bebé nace en invierno, está más protegido en el capazo, aunque las cestas portabebés tienen accesorios (saco, plástico protector...) para que no pase frío y, además, sirven como silla de seguridad del automóvil durante varios meses (los capazos también pero menos tiempo).
  • Si el bebé nace a finales de primavera o principios de verano, te puedes ahorrar el capazo si eliges una silla que se recline por completo.

2. Alimentación

Hasta hace unos años, la alimentación del bebé era un gasto importante, ya que los potitos y las papillas son bastante más caros que los productos para adultos.

Sin embargo, si se sigue la recomendación de la OMS de mantener la lactancia materna en exclusiva los seis primeros meses y con otros alimentos hasta los dos años, el ahorro es importante.

La alimentación complementaria se puede dar en purés caseros o dejando que el bebé pruebe las comidas familiares con una técnica llamada Baby Led Weaning (alimentación a demanda del bebé) con mucha aceptación entre los nuevos padres.

Si te da miedo que tu bebé se atragante y prefieres darle la comida triturada, es muy práctico preparar puré para varios días y congelarlo en botes de cristal. No eches patata porque se descongela mal. Si lo necesitas con urgencia, puedes descongelarlo en unos minutos al baño maría a fuego lento.

¿Qué es Baby Planner?

BBVA Baby Planner te acompaña antes, durante y después de tener a tu bebé

3. Pañales

Si hay un gasto importante y duradero, son los pañales. Para ahorrar, intenta comprarlos cuando estén en promoción: 3 x 2, 2ª unidad al 50%, etc. Ten cuidado de no acumular mucho, los bebés crecen muy rápido y antes de que te des cuenta tu hijo estará usando una talla superior.

Otra opción es usar pañales ecológicos, más modernos y absorbentes que los pañales de tela que usaban nuestras madres. Son mucho más baratos ya que se pueden reutilizar, pero tienen el inconveniente de que hay que lavarlos.

4. Ropa

Los bebés crecen muy rápido así que no merece la pena gastar mucho en ropa.

Espera a recibir todos los regalos: la ropa es un regalo habitual cuando nace un bebé.

Si dudas, compra una talla superior. Así tu hijo podrá usar la prenda más tiempo.

Aprovecha las rebajas para comprar prendas que sirven en cualquier estación del año (camisetas, bodis, calcetines...).

5. Guardería

Si no va a ser posible conciliar los horarios de trabajo para cuidar del bebé, conviene buscar la guardería con tiempo. En las públicas a veces hay que apuntarse durante el embarazo.

Es importante comparar los precios de varias guarderías. Pueden variar mucho y el niño va a pasar casi tres años en el centro, lo que puede suponer un importante ahorro a la larga.

Las madres trabajadoras con hijos menores de tres años pueden pedir una ayuda de 100 euros al mes en la Agencia Tributaria.

Calcula tus gastos mensuales