Asegura el bienestar de tu economía familiar

Te explicamos las formas que existen para asegurar el futuro económico de tu hijos y familiares ante cualquier imprevisto

Marta Rubio. Periodista.

Cuando nace un hijo, nace también una nueva preocupación: asegurar su futuro económico ante cualquier imprevisto. Todos los padres desean que sus hijos tengan una solvencia económica que les permita vivir bien en caso de que surja una situación que reduzca significativamente los ingresos de la unidad familiar. Para garantizar esta solvencia, existen una serie de mecanismos como: seguros de vida, seguros de accidente, planes de pensiones o testamentos.

Seguros de vida

Un seguro de vida es un instrumento financiero de ahorro destinado a garantizar la protección de los familiares o de las personas elegidas por el titular del seguro en caso de fallecimiento. Por tanto, contratar uno es una de las mejores formas de asegurar la futura estabilidad económica de hijos y familiares.

Si ya se tiene contratado un seguro de vida, es importante revisar sus condiciones para asegurarse de que cubre a los hijos en todos los supuestos. También es recomendable valorar si conviene extender el seguro de vida a los dos progenitores, en caso de que solo cubra a uno de ellos, para tener una cobertura más amplia y garantizar, por tanto, el futuro económico de los hijos pase lo que pase.

Coberturas de los Seguros de Vida BBVA

BBVA ofrece la posibilidad de contratar una serie de seguros de vida que no solo garantizan una compensación económica a los familiares en caso de fallecimiento del titular del seguro, sino que, dependiendo de la modalidad elegida, pueden ofrecer hasta seis coberturas en total:

  • Fallecimiento: en caso de defunción del titular por cualquier causa, los beneficiarios cobran la cantidad contratada en la póliza.
  • Segundo diagnóstico: permite pedir una segunda opinión en caso de una enfermedad con una duración superior a los tres meses desde el diagnóstico inicial.
  • Servicio y capital de decesos: atención telefónica, orientación, coordinación y gestión del servicio funerario hasta un máximo de 5.000 €.
  • Incapacidad permanente absoluta: cubre la situación física irreversible que provoca la imposibilidad total del asegurado de realizar cualquier tipo de actividad profesional.
  • Cáncer o infarto de miocardio: pago del capital contratado en caso de diagnóstico de cáncer o de una lesión del miocardio.
  • Diez enfermedades graves: bypass, trasplante de órganos, ceguera, quemaduras, coma, esclerosis múltiple, párkinson, alzhéimer, enfermedad pulmonar crónica y accidente cerebro vascular.

¿Qué es Baby Planner?

BBVA Baby Planner te acompaña antes, durante y después de tener a tu bebé

Seguros de accidente

Otra forma de garantizar la estabilidad económica de los hijos es contratar un seguro de accidente.

Estos seguros cubren diferentes circunstancias que se establecen en la póliza, como, por ejemplo, la incapacidad permanente absoluta o el fallecimiento. Además, indemnizan al asegurado si tiene que estar hospitalizado después del accidente. De esta forma, el periodo de recuperación no repercute en la economía familiar y no hay que agobiarse para controlar los gastos durante la incapacidad laboral (en la que el salario está cubierto por la Seguridad Social pero no en su totalidad).

Los seguros de accidente son más baratos que los seguros de vida.

Coberturas del Seguro de Accidentes BBVA

El Seguro de Accidentes BBVA ofrece dos grandes categorías de cobertura: por fallecimiento y por hospitalización.

La cobertura de fallecimiento se divide en tres sub-categorías, que a su vez tienen diferentes indemnizaciones:

  • Fallecimiento del asegurado derivado de accidente: se indemniza a los beneficiarios incluidos en la póliza (pueden ser los hijos) con un capital de 25.000 € si el fallecimiento se produce durante los dos años siguientes al momento del accidente.
  • Fallecimiento del asegurado derivado de accidente de circulación (doble capital): se indemniza con un capital de 45.000 €.
  • Fallecimiento del cónyuge derivado de accidente de circulación (triple capital): se indemniza con un capital de 67.000 € si el fallecimiento es consecuencia del mismo accidente de circulación en el que ha fallecido el asegurado y se produce en el periodo de un año desde la fecha del siniestro.

La cobertura por hospitalización en caso de accidente es de 11,25 € diarios desde el primer día por hospitalizaciones superiores a 96 horas, hasta un periodo de 365 días a contar desde el día del ingreso.

Planes de Pensiones

Aunque un plan de pensiones es un producto financiero de ahorro destinado a complementar la pensión de jubilación, también puede servir para garantizar la estabilidad económica de los hijos. Esto es así porque un plan de pensiones se puede rescatar en los siguientes supuestos:

  • Jubilación del titular.
  • Desempleo de larga duración.
  • Incapacidad permanente o gran invalidez del titular.
  • Enfermedad grave del titular o de una persona que dependa directamente de él/ella.
  • Fallecimiento del titular.

Es sobre todo en este último supuesto, el de fallecimiento del titular, el que sirve para asegurar el futuro económico de los hijos. En caso de fallecimiento, los beneficiarios del plan de pensiones son los designados por el titular y en caso de no haber designado a nadie, los beneficiarios serían los herederos legales, es decir, el cónyuge y los hijos. No obstante, al contratar un plan de pensiones es recomendable incluir a los hijos como beneficiarios en caso de fallecimiento como forma de asegurarse de que sean ellos quienes reciban el dinero.

Además, las aportaciones al plan reducen la base imponible del IRPF, es decir, compensan fiscalmente.

Testamento: características, ventajas y tipos

Redactar un testamento es una de las formas más comunes y antiguas de garantizar el futuro económico de los hijos. El testamento es un documento legal en el que se expresa cómo repartir el dinero, los bienes inmuebles y las acciones del testador.

Además, en el testamento el progenitor puede indicar quién administrará los bienes de los hijos hasta que sean mayores de edad y quién será su tutor legal en el caso de que fallezcan ambos progenitores. Si no especifica esta cuestión lo decidirán los tribunales, así que importante reseñarlo. Antes de redactar un testamento, es interesante conocer los diferentes tipos que existen para elegir el que más conviene en cada caso:


Testamento abierto

Se hace ante notario, siguiendo estos pasos:

  • Acudir a la notaría e identificarse con el DNI.
  • Expresar la última voluntad al notario. Es decir, explicarle cómo se desea repartir los bienes. Este paso se puede hacer por escrito o verbalmente.
  • Conforme a lo expresado, el notario redactará el testamento adecuándolo a las formalidades legales.
  • Una vez escrito, el notario leerá el testamento y el testador lo firmará expresando su conformidad. 


Testamento ológrafo

Este tipo de testamento no se redacta ante notario ni es necesario entregárselo para que lo custodie. Por estos dos motivos, el Código Civil establece unos requisitos para que sea válido:

  • Tiene que estar escrito en su totalidad por el testador.
  • Debe redactarse a mano, nunca mediante mecanismos mecánicos como un ordenador.
  • El testador tiene que usar un bolígrafo, el testamento no se considerará válido si está escrito con lápiz o cualquier otro método que se pueda borrar. El papel utilizado puede ser un folio normal y corriente.
  • Debe incluir la fecha (día, mes y año) de redacción.
  • Las tachaduras o escritos entre renglones no se considerarán válidos. Cualquier directriz que pudieran contener es como si nunca se hubiera escrito.
  • Tiene que acabar con la firma habitual del testador.

Testamento cerrado 

El último tipo de testamento es un híbrido del abierto y del ológrafo. Para que sea válido, hay que seguir los siguientes pasos:

  • El testador redacta el testamento a máquina o a mano, ambos mecanismos son válidos.
  • El testador acude al notario con su DNI para identificarse.
  • Entrega el testamento dentro de un sobre al notario, indicándole si está escrito a mano o a máquina.
  • El notario levanta acta de entrega y la lee.
  • El testador y el notario firman el acta de entrega y el notario custodia el testamento sin conocer su contenido.
Seguros BBVA