Las clases de preparación al parto

Las clases de preparación al parto resuelven las dudas sobre el embarazo, el parto y el cuidado del bebé

Información proporcionada por Sanitas

A medida que se acerca el momento del parto, surgen un montón de dudas: ¿Cómo reconocer los síntomas de parto? ¿Cuándo hay que ir al hospital?, etc. Para resolverlas, lo mejor es apuntarse a las clases de preparación al parto que, además, enseñan a afrontar el parto de una manera más natural.

¿Por qué una clase de preparación al parto?

Las clases de preparación al parto os proporcionan información para afrontar el embarazo, el parto y el posparto sin miedo. El miedo a lo desconocido genera ansiedad y temor.

El nacimiento de vuestro bebé será más fácil si sabéis como manejar las emociones y la futura mamá está preparada físicamente.

Además, podéis resolver las dudas que os surjan durante el embarazo, el parto, el puerperio y el cuidado del bebé con profesionales expertos que os entienden y ayudan.

Estas clases suponen una gran ayuda psicológica porque podréis hablar con otras parejas embarazadas e intercambiar opiniones y experiencias.

¿Dónde acudir?

Las clases de preparación al parto se ofrecen a través de diferentes canales:

  • La sanidad pública ofrece estas clases gratuitas en sus centros de salud. La matrona es la encargada organizar y dirigir estos talleres, aunque en ocasiones puedan participar otros especialistas (psicólogos, ginecólogos y pediatras).
  • Los seguros médicos también ofrecen este servicio de manera habitual. En vuestro seguro médico os recomendarán dónde acudir.
  • Clases privadas, particulares o colectivas. Hay una amplia variedad de actividades dirigidas a la embarazada para prepararse tanto física como psicológicamente: gimnasia prenatal, yoga para embarazadas, preparación en el agua, clases de lactancia materna, etc.

A la hora de decantarse por un curso u otro, conviene tener en cuenta el horario y la posibilidad de recuperar las clases perdidas.

¿Qué es Baby Planner?

BBVA Baby Planner te acompaña antes, durante y después de tener a tu bebé

¿Cuándo comenzar?

La mayoría de los cursos de preparación al parto comienzan en el sexto o séptimo mes de embarazo, aunque en algunos centros se realizan charlas informativas antes. Lo mejor es preguntar a la matrona o ginecólogo.

La preparación física y la gimnasia prenatal, yoga, etc. se pueden iniciar desde el momento en que se conoce el embarazo, si el médico no indica lo contrario.

La madre puede asistir sola a las clases o con un acompañante. Lo ideal es que acuda con la persona que le acompañará en el parto, para que aprendan juntos las técnicas de respiración y relajación. La presencia del futuro padre aumenta la confianza en la madre y le ayuda a relajarse.

Las clases son una ayuda psicológica para los futuros padres, porque pueden hablar con otras parejas embarazadas e intercambiar opiniones y experiencias

¿Qué se aprende?

En los centros de salud y las aseguradoras privadas, las clases de preparación al parto suelen tener una parte teórica y otra práctica. El abanico es muy amplio.

En las clases teóricas, los padres pueden recibir información sobre:

  • Las técnicas de relajación y respiración que ayudan a controlar el dolor.
  • Cómo distinguir los síntomas de parto y qué pasos seguir.
  • Las diferentes formas de dar a luz: parto vaginal, cesárea, parto en el agua, etc.
  • La analgesia epidural para un parto sin dolor.
  • El parto natural sin epidural y las opciones naturales para aliviar el dolor.
  • Los cuidados de la madre en el puerperio.
  • La lactancia materna.
  • Los cuidados del recién nacido.

Además, los padres pueden resolver las dudas que les surjan sobre el embarazo, parto y puerperio. Las clases prácticas preparan físicamente a la embarazada para afrontar el parto con:

  • Ejercicios que le ayudan a mantenerse en forma y aliviar molestias.
  • Ejercicios que fortalecen el suelo pélvico o periné.
  • Técnicas de relajación para aliviar el dolor en las distintas fases del parto.
  • Técnicas de respiración adecuadas para las contracciones y los pujos.

También en el segundo embarazo y con cesárea

Aunque se trate del segundo embarazo, conviene realizar la preparación porque los cursos ayudan a recordar cómo respirar durante las contracciones o cómo empujar en el momento del expulsivo.

Si se ha programado una cesárea, también es importante acudir, ya que los ejercicios ayudan a mantenerse en forma y aliviar las molestias típicas del embarazo. Además, la parte teórica interesa a todas las embarazadas.

Seguro Salud BBVA