Deducción o desgravación de IRPF por hijos

Te explicamos cómo y cuánto puedes desgravarte por cada hijo y los requisitos para poder hacerlo

Marta Rubio. Periodista.

Cuando llega el momento de hacer la declaración de la Renta, lo primero que hay que decidir, si se tiene familia, es si se hace de forma individual o de forma conjunta. Es importante tenerlo claro antes de optar por una opción u otra, porque después no se puede modificar, a no ser que se presente una nueva declaración en el mismo ejercicio fiscal, lo cual es un poco engorroso.

La elección de un tipo de declaración u otra dependerá de la situación económica de cada familia.

Declaración individual

Lo habitual es que la declaración del IRPF se presente de manera individual. Suele ser el tipo de declaración que más interesa cuando los dos miembros de la pareja tienen ingresos.

Cuando una unidad familiar opta por la declaración del renta individual, debe tener en cuenta que hay que separar e individualizar las rentas de cada cónyuge. Estas rentas incluyen:

  • Rendimientos del trabajo y actividades económicas.
  • Resto del patrimonio:
    • Rendimientos del capital (mobiliario e inmobiliario): Por ejemplo, intereses de cuentas corrientes, dividendos, depósitos, alquiler de viviendas.
    • Ganancias y pérdidas patrimoniales: Por ejemplo, venta de acciones, fondos de inversión e inmuebles.

Si se opta por la tributación individual, las desgravaciones por hijos se prorratearán al 50 % entre los dos progenitores.

Declaración conjunta

Este tipo de declaración únicamente interesa en determinados casos cuando solo uno de los dos cónyuges tiene ingresos o cuando uno de ellos los tiene muy bajos.
También suele interesar en las familias monoparentales cuando los hijos no perciben rentas.
En cualquier caso, siempre es mejor usar un simulador para hacer los dos tipos de declaraciones y ver qué opción es mejor para tu caso. Para poder optar por la declaración conjunta es imprescindible ser una unidad familiar. A efectos del IRPF existen dos tipos de unidades familiares:

  • En caso de matrimonio: la integrada por los dos cónyuges no separados legalmente y, si los hubiere, los descendientes menores que vivan con ellos.
  • Si los padres no están casados o existe una separación legal: la unidad formada por el padre o por la madre más los hijos que convivan con uno u otro.

Cuando se tributa de forma conjunta, las sumas de las rentas de cualquier tipo obtenidas por los miembros de la unidad familiar tienen las mismas escalas de gravamen que si se tributara individualmente.

No obstante, al hacer la declaración de la renta conjunta se obtiene una gran ventaja en reducciones fiscales. Si la unidad familiar está formada por dos cónyuges, Hacienda resta directamente a la base imponible 3.400 € y si se trata de una unidad monoparental (padre más hijo), la reducción es de 2.150 €. A estas cantidades se suma después el mínimo por descendiente que se puede deducir por hijo.

Se puede ampliar información sobre la declaración conjunta o individual en la Agencia Tributaria.

Requisitos para incluir a los hijos en la declaración

Para poder incluir a los hijos en la declaración de la Renta es fundamental que cumplan unos requisitos:

  • Ser menores de 25 años, excepto si son discapacitados con un grado de minusvalía igual o superior al 33 %, que continuarán desgravando aunque superen esa edad.
  • Vivir en la misma casa del progenitor.
  • No haber ganado más de 8.000 € en el periodo impositivo que se declara.
  • No haber presentado la declaración del IRPF si han ganado más de 1.800 €.

¿Qué es Baby Planner?

BBVA Baby Planner te acompaña antes, durante y después de tener a tu bebé

¿Cuánto se desgrava por cada hijo?

Al hacer la declaración de la Renta, por cada hijo se pueden deducir las siguientes cantidades (mínimo por descendiente) de la base imponible:

  • Por el primer hijo: 2.400 € anuales.
  • Por el segundo hijo: 2.700 € anuales.
  • Por el tercer hijo: 4.000 € anuales.
  • Por el cuarto hijo y los siguientes: 4.500 € anuales.

Además, por cada descendiente menor de 3 años, los mínimos anteriores se incrementarán en 2.800 euros anuales.*

La deducción por maternidad

Además de la cuantía que se puede deducir por hijo, existe una ayuda social para las madres trabajadoras que podría considerarse como un impuesto negativo.

Esta ayuda supone una deducción de 1.200 € anuales (que se pueden cobrar por anticipado a razón de 100 € mensuales) disponible para:

  • Familias numerosas.
  • Familias con hijos con discapacidad.
  • Familias monoparentales con dos hijos sin derecho a anualidades por alimentos.
  • Madres trabajadoras con hijos menores de tres años.

En las familias numerosas de categoría especial el importe asciende a 2.400 € anuales.

Los requisitos y pasos para solicitar la deducción por maternidad para madres trabajadoras con hijos menores de tres años.

Deducciones autonómicas por hijos

Las deducciones fiscales por hijos pueden mejorar dependiendo de la comunidad autónoma donde se presente la declaración. La mayoría de las comunidades autónomas tienen deducciones por nacimiento o adopción y, en algunas también por gastos de estudios, compra de material escolar, etc.

Estas deducciones pueden ser universales, es decir, que se concedan a todos los padres sin tener en cuenta los ingresos (como ocurría en Cataluña en la Declaración de la Renta de 2016 donde se contemplaba una deducción de 150 euros para cada uno de los progenitores, 300 euros si se trataba de declaración conjunta, por el solo hecho del nacimiento o adopción de un hijo ocurrido durante el periodo impositivo), o tener como requisito un límite máximo de ingresos, algo que ocurre, por ejemplo, en Madrid y Andalucía.
Conviene que te informes bien en la página de Hacienda en relación a tu comunidad autónoma antes de realizar la siguiente declaración, pues es posible que las deducciones cambien para el próximo ejercicio fiscal. De hecho, en Madrid, los Presupuestos de la Comunidad para 2018 contemplan un aumento en las deducciones por nacimiento o adopción de hijos de cara a la declaración de la Renta de 2017.

*La aplicación tanto de la deducción como de los mínimos está sujeta al cumplimiento de los requisitos exigidos en la normativa de IRPF. Los mínimos anteriores podrán variar en función de la Comunidad Autónoma de residencia habitual del contribuyente.
Simula tu conciliación familliar