Revisa tu economía doméstica

Un bebé supone un cambio en tu vida, también financiero. Crea un colchón para afrontar mejor los nuevos gastos y garantizar tu tranquilidad económica

Marta Rubio. Periodista.

La noticia de un embarazo provoca mucha alegría, pero también exige una reflexión económica. Para prepararse, conviene hacer una revisión profunda de la situación económica y reorganizar los gastos para adecuarlos al nuevo presupuesto familiar, para evitar estrecheces futuras.

El control de la economía familiar

Los ingresos mensuales de una familia, con o sin hijos, deben cubrir las necesidades básicas, hacer frente a posibles compromisos de deuda y, sobre todo, garantizar un futuro económico estable. En este sentido, por ejemplo, la regla del 50-30-20 es una buena opción para vertebrar ingresos y gastos.

La regla del 50-30-20 supone repartir los ingresos en tres grupos de gasto principales:

  • El 50 % de los ingresos ha de estar destinado a cubrir necesidades básicas tales como el pago de un alquiler o de una hipoteca, pero también de alimentación, energía, desplazamientos, etc.
  • Un 30 % de los gastos se reserva para bienes o servicios útiles o atractivos, pero no necesarios realmente. Aquí entrarían cuestiones tan diversas como ocio, caprichos tecnológicos, vacaciones, etc.
  • El 20 % de los ingresos debería ahorrarse, en el mejor de los casos en una cuenta aparte.

Este control de la economía doméstica garantiza un buen manejo de los ingresos y, además, permite a la larga crear un colchón financiero para sufragar gastos repentinos o imprevistos. Y esto, que lo debe hacer cualquier familia, es si cabe más importante ante la llegada un bebé.

¿Qué es Baby Planner?

BBVA Baby Planner te acompaña antes, durante y después de tener a tu bebé

¿Qué gastos ocasiona la llegada del bebé?

Los gastos de un recién nacido son elevados. Además de ropa y productos de higiene, hacen falta un montón de accesorios que facilitan su cuidado y garantizan su seguridad, como el cochecito de paseo, la bañera o el asiento para el coche, que suponen un desembolso importante.

A estos gastos extras hay que sumar:

  • Un mayor gasto de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano (para refrescar su cuarto antes de acostarle, ya que el aire no se debe poner con el bebé en el cuarto).
  • Posibles gastos médicos en caso de enfermedad para medicinas o cuidados específicos.

Además, hay que tener en cuenta que a estos gastos fijos e imprevistos del bebé se pueden sumar otros contratiempos del día a día que pueden descolocar el presupuesto, como averías en el hogar o el coche, pagos de la declaración de la renta, gastos por una enfermedad repentina, dentista... etc.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el nacimiento de un hijo puede disparar los gastos hasta un 40 %. Este hecho, por tanto, exige a la unidad familiar una redistribución de los gastos para adaptarse a la nueva situación. Y la realidad es que cualquiera de estos gastos se puede sobrellevar mejor previendo un poco.

Instrumentos de apoyo para la previsión de gastos

Para poder tener una capacidad de ahorro adecuada y un manejo correcto del dinero, es necesario encontrar una buena relación calidad-precio en las decisiones de cada día. Esto afecta tanto a la compra diaria, como a otras decisiones más importantes como alquileres, endeudamientos u otros compromisos financieros a largo plazo.

Como punto de partida, conviene hacer una radiografía de gastos e ingresos para saber exactamente por dónde entra y por dónde se va el dinero.

Los clientes de BBVA tienen a su disposición una amplia gama de herramientas para ayudarles a cumplir sus objetivos de ahorro:

  • Las herramientas Mi día a día, Mis Metas y Presupuestos permiten controlar también de manera directa los gastos y facturas.
  • La herramienta Presupuestos permite seleccionar una o varias categorías para establecer un presupuesto y el importe límite para ese mes o siguientes.
  • La herramienta Mis Metas, disponible en la App BBVA o en bbva.es, sirve para crearse metas de ahorro y conocer o diseñar itinerarios para llevarlos a cabo.
  • La herramienta Mi día permite revisar las finanzas día a día. La opción añadida de controlar igualmente los movimientos permite de una pasada conocer al detalle el perfil de los gastos y, en consecuencia, poder proceder a eliminarlos. Una hucha virtual te ayuda a llevar una cuenta de ahorro diaria.

Este tipo de herramientas no solo te ayudarán a realizar con tus ahorros cosas que te parecían imposibles, sino también a coordinar los gastos e ingresos de la economía familiar ante la llegada de un bebé.

BBVA Bconomy