Qué sucede si un banco compra a otro banco

Son frecuentes en el sector bancario las fusiones y adquisiciones entre entidades financieras

Muchos clientes se hacen esta pregunta cuando su banco es comprado por otro banco, y más concretamente en lo que se refiere a sus condiciones como clientes, los productos financieros que tienen contratados y la forma de relacionarse con su antiguo y nuevo banco: oficinas, cajeros, transferencias, uso de la app o página web, etc.

Cuenta Online BBVA

Estas son algunas de las preguntas más comunes que pretendemos resolver:

1. ¿Pierdo mi número de cuenta actual? ¿Cambian la numeración y el IBAN?

Es posible que sí cambie tu número de cuenta, aunque no por ello debas tener ningún tipo de problema con los recibos que tengas domiciliados o cualquier tipo de ingreso recurrente que puedan realizarte (pago de nómina u otro tipo de ingresos).

En caso de producirse un cambio de número de cuenta, la entidad financiera tiene obligación de notificarlo con al menos dos meses de antelación y de encargarse de todos los trámites asociados: redomiciliación de recibos, ingresos frecuentes, abonos de intereses, etc.

Este cambio suele responder más a una cuestión organizativa y administrativa del banco que absorbe o compra otra entidad financiera, ya que toda la numeración de dicha entidad se rige bajo unos dígitos concretos. Estos se utilizan para identificar la entidad financiera de origen en muchos trámites asociados a movimientos de dinero.

2. ¿Son válidas las tarjetas de mi antiguo banco?¿Las puedo seguir utilizando?

La tarjeta de débito o crédito asociada a tu número de cuenta puede ser reemplazada por una nueva y no debería suponer ningún coste adicional para el cliente.

En cualquier caso, la sustitución de una tarjeta suele estar asociada a la caducidad de la misma y no tanto al banco emisor. Esto significa que puede darse el caso de clientes que utilicen la tarjeta de su banco de origen, asociada a su nuevo número de cuenta, hasta que su “nuevo” banco reemplace dicha tarjeta por los diferentes motivos anteriormente citados.

3. ¿Cambian las condiciones de las cuentas, depósitos, hipotecas u otros productos financieros que tenga contratados?

La fusión de un banco con otro no implica necesariamente el cambio de las condiciones de los productos bancarios; es decir, con la fusión, las condiciones en los productos seguirán siendo las mismas. Eso sí, al igual que antes de la fusión, estas podrán ser modificadas de mutuo acuerdo entre el banco y el cliente o unilateralmente por el banco respetando el plazo legal de preaviso (1 o 2 meses, dependiendo del producto de que se trate).

4. ¿Puedo acudir y utilizar las oficinas y los cajeros de mi “nuevo” banco?

Con la fusión o adquisición de entidades financieras suelen producirse cambios en las sucursales, bien por cierres, remodelaciones o reubicaciones. En cualquier caso, la entidad financiera suele comunicar a sus clientes la situación de su nueva oficina y la disponibilidad de los gestores comerciales.

Además, una vez realizada la integración entre bancos, los clientes que se incorporan a la nueva entidad, pueden utilizar los cajeros y oficinas de su “nuevo” banco para realizar operaciones frecuentes: retirada e ingreso de dinero en cajeros, consulta de saldos, etc.