Tipos de movimientos bancarios

Te contamos todas las operaciones que puedes realizar en una entidad bancaria, así como la forma más eficaz de consultarlas

A la hora de pensar en los servicios que nos ofrece una entidad bancaria, la mayoría de nosotros se limita a las posibilidades de ingresar la nómina, disponer de capital en efectivo o, dado el caso, tramitar un préstamo o una hipoteca. ¿Pero esto es todo? ¡Desde luego que no! Sin adentrarnos en el mundo de los diversos y amplios productos que ofrece un banco, con nuestra cuenta corriente podemos realizar diferentes tipos de movimientos bancarios de gran utilidad y en los que, quizás, no habías caído hasta ahora.

En este artículo te contamos cuáles son todos estos tipos de movimientos bancarios de manera ordenada. Conócelos en función de si suponen un ingreso o una retirada de dinero en tu cuenta bancaria. También te contamos cómo realizarlos desde tu móvil gracias a la banca online de BBVA y dónde puedes consultarlos para estar al día del estado de tu cuenta.

Tipos de movimientos bancarios que suponen un ingreso de dinero

Seguramente este grupo de movimientos bancarios es el que más interés personal despierta. Y no es para menos, ya que si se registra cualquiera de ellos en la actividad de nuestra cuenta, el movimiento supone un aumento de nuestro capital.

Los tipos de movimientos bancarios que suponen un ingreso de dinero en nuestra cuenta son los siguientes:

  • Domiciliación de nómina o pensión: cuando se vincula el sueldo mensual, ya sea la nómina del trabajo o una pensión que cobremos del Estado, este dinero se ingresa automáticamente en la cuenta que se tenga asociada. La domiciliación bancaria es, sin duda, una de las maneras más sencillas de cobrar, ya que el trámite de ingresar el sueldo recae 100 % en nuestro pagador y en nuestra entidad bancaria.
  • Transferencias recibidas: son aquellas operaciones que se producen cuando una persona o entidad ordena a su banco que retire dinero de su cuenta y lo ingrese en la tuya. La gran diferencia con una domiciliación es que las transferencias son ingresos puntuales y no periódicos. Puedes recibir una transferencia, por ejemplo, si te vas de viaje con amigos y por temas de comodidad tú has pagado todos los billetes de avión y luego cada uno te abona (transfiere) su parte.
  • Liquidación de intereses: se produce si tienes contratado un producto en tu entidad que genera rentabilidad y decides cobrarla. La liquidación de intereses es, por tanto, el cobro del dinero generado a lo largo de un determinado periodo de tiempo por algún producto, como puede ser de un depósito. Este tipo de movimiento bancario no se producirá todos los meses, ya que los productos que generan intereses suelen requerir largos periodos de tiempo de “inactividad” antes de poder rescatar los beneficios generados.
  • Ingreso de efectivo: es, quizá, uno de los movimientos bancarios más antiguos. Aportas una cantidad en metálico y automáticamente se suma al saldo de la cuenta que especifiques.

Tipos de movimientos bancarios que suponen una retirada de dinero

A pesar de que la naturaleza de este tipo de operaciones no sea tan atractiva, es necesario prestarles especial atención y comprobación. El hecho de que su efecto sea la pérdida de capital es, precisamente, lo que nos obliga a corroborar que todos los datos son correctos y que no nos han retirado más dinero del que corresponde.

Los tipos de movimientos bancarios que suponen una retirada de dinero en nuestra cuenta son los siguientes:

  • Domiciliación de recibos: de igual manera que pedimos a nuestro empleador que ingrese nuestra nómina en una cuenta determinada, podemos solicitar a la entidad bancaria que nos cobre en esa misma cuenta determinados recibos periódicos. De esta forma, se agilizan muchos pagos que, como ciudadanos o usuarios de una vivienda, estamos obligados a hacer. Las domiciliaciones más comunes son las de los recibos de la luz, del agua y de determinados impuestos.
  • Transferencias realizadas: siempre que des la orden de retirar una cantidad de dinero de tu cuenta e ingresarlo en la de otra persona, se registrará dentro de tus movimientos bancarios como “transferencias realizadas”.
  • Pago de adeudos: los adeudos más habituales son el pago mensual de una hipoteca o de un préstamo. Igual que ocurre con las domiciliaciones de recibos, es una fórmula para simplificar los correspondientes trámites. Normalmente, cuando se formaliza una hipoteca o un préstamo, se autoriza al banco a retirar las mensualidades de la cuenta bancaria sin tener que notificarlo cada mes.
  • Pago de comisiones: es habitual que una entidad bancaria te cobre comisiones por varios de los servicios y productos que tengas contratados con ellos. Sin ir más lejos, el propio mantenimiento de la cuenta en la que se registran los movimientos bancarios puede suponer una comisión.
  • Retirada de efectivo: consiste en el movimiento contrario al ingreso de efectivo. Es decir, cada vez que acudes a tu cajero a retirar dinero en metálico se registra en tu cuenta como una operación que resta de tu saldo.
Cuenta Online BBVA

Banca Online BBVA, todos los movimientos bancarios con un plus de comodidad

En la actualidad, llevamos un ritmo de vida que no nos permite perder tiempo en ir a las sucursales bancarias para realizar, por ejemplo, un ingreso de dinero en nuestra cuenta. Por esto y porque BBVA siempre va un paso por delante de las necesidades de sus clientes, ha creado la Banca Online BBVA. Gracias a la app móvil de BBVA, considerada como la app número 1 en banca móvil del mundo por la consultora Forrester, podrás realizar todos los movimientos bancarios de tu día a día con un solo click de móvil.

Los movimientos bancarios que podrás realizar con la Banca Online BBVA son los siguientes:

  • Ingresar efectivo desde el cajero: para realizar este movimiento solo necesitarás tus claves de acceso a bbva.es o a la app BBVA. Introduce tu tarjeta en el cajero y en la pantalla selecciona la opción “Hacer otra operación”. A continuación aparecerá la operativa “Ingresar dinero”, selecciónala y especifica en qué cuenta quieres hacer el ingreso. Introduce los billetes en la ranura y después de que el cajero los haya contado podrás seguir ingresando efectivo o continuar para finalizar la operación. Si decides que no quieres ingresar más, en la pantalla aparecerá un resumen de la operación, léela con atención para verificar los datos y pulsa “continuar”. Puedes imprimir tu recibo o, ayudar al medio ambiente y optar por recibirlo vía mail o SMS.
  • Efectivo móvil: imagina que después de tomarte un café en un bar te das cuenta de que no llevas dinero encima y te has olvidado la tarjeta de crédito. Con la operativa Efectivo móvil de la app podrás solucionar el problema en minutos. Se trata de un servicio que te permite mandarle efectivo a quien quieras, en este caso sería a ti mismo, y retirarlo en cualquier cajero BBVA sin necesidad de la tarjeta. Solo tienes que acceder a la app, seleccionar la operativa e introducir el número de teléfono del destinatario y el importe de efectivo que podrá retirar.
  • Bizum: consiste en enviar y recibir dinero de móvil a móvil al instante y sin necesidad de introducir ningún número de cuenta bancaria. Funciona como un mensaje de texto y el dinero se mueve de tu cuenta a la de tu amigo, aunque no seáis del mismo banco, con toda la seguridad del mundo.
  • BBVA Cashup: es una herramienta que utiliza el sistema Bizum, pero dando un paso más en la comodidad y la facilidad para ti. Si quieres enviar dinero, solo tienes que entrar en la aplicación con la que normalmente chateas con tus amigos y en las herramientas del teclado pulsar “Cashup”, elegir el contacto al que se lo vas a mandar, escribir el importe y validar la operación con tu clave de la app de BBVA. ¡Tan fácil como mandar un emoji!
  • Pagar con el móvil: con BBVA Wallet ya no necesitas llevar encima ni tarjetas ni efectivo. Una vez tengas descargada la app, pagar será tan sencillo como acercar tu teléfono al TPV con contactless y confirmar tu PIN. Si tienes móvil, tienes dinero.

Además de estos movimientos bancarios que simplificarán tu día a día, con la app de BBVA también podrás domiciliar tus recibos en BBVA desde el móvil o, si lo prefieres, pagar aquéllos que no tienes domiciliados. También te permite apagar y encender tus tarjetas si en un momento concreto no las encuentras, solicitar moneda extranjera sin tener que esperar en la sucursal o revisar tu correspondencia virtual.

Busca la app de BBVA en la Store de tu Smartphone o Android y empieza desde ya a beneficiarte de todas las opciones que te ofrece para realizar movimientos bancarios estés donde estés.

Extracto bancario digital, la mejor manera de consultar tus movimientos bancarios

BBVA es consciente de la importancia que tiene mantener un control periódico de todos los tipos de movimientos bancarios y, por eso, ha diseñado el extracto bancario digital.

Para cambiar el tradicional extracto en papel que acababa siempre en la papelera por el nuevo formato digital, solo tienes que tener tu dirección de correo electrónico validada en BBVA y tu clave de operaciones en funcionamiento. Si no lo tienes, tranquilo, porque podrás hacer las dos cosas sin complicaciones durante el proceso de alta. Entra en bbva.es y empieza a disfrutar de todas las ventajas de llevar siempre que quieras en el bolsillo el resumen de todos tus movimientos bancarios.