menu

Finanzas de un vistazo BBVA

Invertir en renta fija - BBVA

¿Qué es invertir en Renta Fija?

El mercado de renta fija es el mercado financiero más grande del mundo, donde acuden gobiernos, empresas y administraciones locales en busca de financiación. Para ello emiten títulos de deuda en diferentes formas (letras, pagarés, bonos, obligaciones, bonos convertibles, etc), conocidos todos ellos como activos de renta fija.

Vocabulario a tener en cuenta

  • Emisor del bono: la entidad que acude al mercado para financiarse.
  • Comprador del bono: el inversor que presta el dinero. 
  • Cupones: los intereses periódicos que recibe el inversor del bono. Pueden tener distinta periodicidad: mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento.
  • Fecha vencimiento: el final del plazo del préstamo.
  • Plazo: número de años hasta el vencimiento de la emisión.
  • Principal: importe inicial invertido por el comprador del bono, y que se recupera al final de la vida del mismo.
  • Duración: se trata de una medida de riesgo que indica la sensibilidad de un bono a los movimientos de los tipos de interés. Así, por ejemplo, si un bono tiene 7 años de duración, implica que ante una subida del 1% en los tipos de interés el precio del bono caerá en un 7%, y viceversa. Por tanto, a más duración más riesgo de tipos de interés.
  • Rating: calidad crediticia otorgada por las agencias de rating, que refleja la solvencia del emisor analizado. Los mejores ratings se denominan grado de inversión (investment grade), mientras que los peores se les conoce como alta rentabilidad (high yield).

¿Qué es un bono y quién lo emite?

Un bono es un préstamo que realiza el comprador o tenedor del bono, por un período de tiempo. Estos títulos establecen desde el inicio un pago de intereses conocido, que el emisor se compromete a pagar al inversor de forma periódica, y a una fecha establecida como finalización del préstamo, donde la entidad devuelve el importe inicial al inversor.

Aunque los inversores en renta fija realizan un préstamo a los emisores de deuda, se debe tener en cuenta que “renta fija” no implica necesariamente “rentabilidad fija” ni ausencia de riesgo.

En el caso de mantener el bono hasta el vencimiento del préstamo, como la rentabilidad es conocida de antemano, el riesgo para el inversor se centra en el posible incumplimiento de los pagos por parte del emisor conocido como riesgo de crédito o riesgo de insolvencia.

A lo largo de la vida del bono, el valor de mercado de éste puede sufrir fluctuaciones en función de los movimientos de los tipos de interés, así como de las expectativas sobre la capacidad de pago de los emisores.

Fondos de inversión

Conoce los fondos de inversión internacionales destacados por Quality Funds y elige tu mejor opción.

¿Por qué es interesante invertir en Renta Fija?

  • Cobro de intereses periódicos.
  • Protección del capital, al recuperar el importe inicial de la inversión al final de la vida del bono.
  • Diversificación, ya que permite reducir el riego de las carteras al combinarlo con otros activos
    como Renta Variable.

Cómo se clasifican los fondos de Renta Fija

La renta fija se percibía por los inversores como un activo sin riesgo con el que recibir cupones periódicos. En los últimos años, el mercado ha ido evolucionando, de manera que podemos encontrar una gama muy amplia de formas de inversión dentro de renta fija, con distinta complejidad. La elección de la estrategia a seguir, deberá realizarse en función del riesgo que se quiera asumir, y los objetivos de inversión que se pretenden alcanzar.

La deuda pública y la renta fija privada continúan siendo los dos sectores más importantes del mercado de bonos, si bien la forma en la que se combinan, junto con otros tipos de bonos como titulizaciones hipotecarias, divisas o bonos convertibles, hacen necesaria una diferenciación de los fondos por categorías.

La agrupación de fondos o categorías, se determina por el factor de riesgo o variables que pueden determinar la rentabilidad del fondo. En este sentido, algunos ejemplos son:

  • Deuda pública o gobiernos de países desarrollados, que se verán afectados por la evolución de los tipos de interés de los distintos países.
  • Crédito. Centrados en emisiones corporativas, se ven influenciados principalmente por la evolución de la salud financiera de las empresas, es decir la capacidad de pago de la compañía (calidad crediticia). Suele diferenciarse en dos grupos: grado de inversión (emisores con una elevada capacidad de pago) y high yield (emisores con capacidad de pago más reducida).
  • Inflación. Adicionalmente al riesgo de tipos de interés, estas las emisiones están vinculadas a las expectativas de inflación.
  • Convertibles. Son bonos que cuentan en su diseño con un instrumento derivado sobre acciones, por lo que su comportamiento puede verse influenciado por los movimientos de la renta variable.
  • Emergentes. Son bonos emitidos por gobiernos o compañías de países emergentes. El mercado diferencia entre aquellos títulos emitidos en las principales divisas desarrolladas (dólar americano, euro, libra o yen), y las emisiones en la divisa local del país donde se emite (peso mejicano, real brasileño, etc). Estos bonos se verán afectados por las perspectivas de crecimiento de cada país, así como por la fluctuación de sus monedas.
  • Agregados o “Aggregate”. Son fondos que combinan varios o todos los factores comentados anteriormente.

A tener en cuenta en la inversión de activos de renta fija

  • La capacidad de pago de la entidad a la que prestamos es clave. Si no es capaz de pagar los intereses y devolver el importe en el plazo establecido, el inversor podría llegar a perder parte o todo su dinero. Al invertir a través de un fondo de inversión se está inviertiendo en diferentes bonos de distintos emisores por lo que este riesgo se reparte.
  • El plazo del préstamo también es importante. Es más fácil saber si la entidad será capaz de devolver el dinero dentro de 5 años que dentro de 30, ya que periodos tan largos, pueden pasar muchas cosas. Dependiendo del objetivo del fondo invertirá en plazos más largos o cortos.
  • Existen agencias encargadas de analizar los distintos emisores, y establecer una calificación o rating en función de su calidad crediticia. Las más conocidas son Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch. Esto permite comparar distintos emisores con un mismo criterio. Las gestoras de fondos, en las fichas que generalmente hacen de los fondos periódicamente, publican el rating medio del conjunto de bonos en los que invierte el fondo, junto con otros datos de interés. Esta ficha, si la gestora la ha publicado, la podrás consultar en el apartado “Ver documentación” dentro de la información del fondo en www.bbva.es