Cómo encontrar los mejores fondos de inversión

Te damos algunos consejos para encontrar el fondo de inversión que más te conviene

Antes de invertir en un fondo de inversión debes tener muy claro cuál es tu perfil de inversión de cara a encontrar el fondo que mejor se adapte a ti.

Los fondos de inversión son uno de los productos financieros más utilizados por los inversores que buscan sacar rentabilidad a sus ahorros. Uno de los principales motivos es la gran variedad de fondos existentes. Pero ¿cómo saber qué fondo es el más adecuado para tu perfil? ¿Cómo escoger el fondo que más te conviene?

La clave es tu perfil de inversor

Los fondos de inversión son instrumentos de inversión que aglutinan las aportaciones de diversos inversores, y que son gestionadas por profesionales e invertidas de forma conjunta en los activos que vienen definidos en el folleto informativo del fondo. Todo ello para obtener la máxima rentabilidad posible.

Por lo tanto, riesgo, tiempo y rentabilidad son las tres principales claves a manejar, siempre teniendo en cuenta una máxima: la búsqueda de una mayor rentabilidad va siempre asociada a la necesidad de asumir un riesgo mayor.

El riesgo en los fondos de inversión

Toda inversión lleva asociado un riesgo que en el caso de los fondos de inversión se mide en una escala de 1 a 7, determinada por la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores. Así, un fondo que tiene riesgo 1 representa la opción más segura del mercado –aunque el riesgo siempre sigue existiendo-, mientras que un fondo de riesgo 7 tiene asociado el riesgo más elevado.

Buscador de fondos

El plazo de la inversión

A la hora de decidirnos por un fondo u otro, debemos tener siempre en cuenta el riesgo que estamos dispuestos a asumir, además del horizonte temporal de la inversión. Estas dos variables, riesgo y horizonte temporal, están estrechamente ligadas. Cuanto mayor es el horizonte temporal, mayor riesgo asociado a la inversión. Cuanto más riesgo tenga una cartera de inversión, mayor será su rentabilidad esperada. Es decir para horizontes temporales largos, se pueden construir carteras con más riesgo, que resulten en una rentabilidad esperada mayor. En el caso de que el horizonte temporal sea corto, se deberán construir carteras de inversión más conservadoras; es decir, con menos riesgo y, por tanto, menor rentabilidad esperada.

Debemos tener claro el periodo de tiempo que podemos mantener nuestra inversión, sobre todo si el fondo de inversión tiene un nivel alto de riesgo.

¿En qué rentabilidad te debes fijar?

A la hora de invertir en un fondo, la rentabilidad histórica del mismo puede resultar ser un factor determinante. Conviene recordar que las rentabilidades históricas son un indicador de cómo se ha comportado el fondo en los últimos años, pero en ningún momento garantizan rentabilidades futuras. Si analizamos rentabilidades pasadas, mejor hacerlo a plazos largos, de tres años en adelante, porque de esta manera estaremos comprobando la consistencia del fondo.

Además, la compra de un fondo no debería hacerse por la rentabilidad que ha tenido en los últimos meses, sino por el potencial de rentabilidad a futuro.

Hemos de tener en cuenta que para comparar fondos de inversión, estos deben de tener las mismas características, es decir, nunca debemos comparar fondos de renta fija con fondos de renta variable, puesto que los activos en los que invierten son distintos.

Las comisiones en los fondos de inversión

La inversión en fondos lleva asociadas unas comisiones, las cuales pueden resultar ser muy distintas dependiendo de la entidad gestora o del propio fondo.

Estas son las principales comisiones de los fondos de inversión:

  • Comisión de gestión y depósito: son las comisiones que cobran la gestora y el depositario, respectivamente. Se trata de comisiones implícitas, es decir, se deducen del valor liquidativo del fondo, cargándose directamente al fondo de inversión.
  • Comisiones de suscripción y reembolso: pueden ser a favor de la gestora o del fondo de inversión. Se trata de comisiones explícitas, cargándose directamente al partícipe en el momento en que este suscribe o reembolsa participaciones.

Al igual que en todo producto financiero, las comisiones pueden representar un gasto importante a la hora de comprar participaciones de un fondo de inversión. La Comisión Nacional del Mercado de Valores aconseja al inversor consultar el folleto informativo del fondo antes de tomar cualquier decisión de inversión.

Antes de contratar un producto de estas características, es importante acudir a un asesor profesional con capacidad para ofrecerte una solución a tu medida, en función de tu perfil y tus objetivos particulares de inversión.

Con la colaboración de BBVA Asset Management.