menu

Finanzas de un vistazo BBVA

Fondos internacionales de renta variable - BBVA

¿Qué supone invertir en Renta Variable de Mercados Desarrollados?

A través de la inversión en Renta Variable de Mercados Desarrollados, el inversor obtiene una rentabilidad ligada a la evolución de los resultados y las expectativas de las compañías cotizadas en países calificados como desarrollados.

Cuando hablamos de Mercados Desarrollados, principalmente lo hacemos de Europa, Estados Unidos y Japón, en los cuales se puede invertir de forma individual - inversión en una de esas regiones - o conjunta -inversión conocida como Renta Variable Global, la cual también incluye algún país adicional como Australia o Singapur.

¿En qué consiste la inversión en Renta Variable Global?

La inversión en Renta Variable Global aporta diversificación: lo que se traduce en un menor riesgo que invertir en otras regiones de renta variable de manera aislada, y menor dependencia de la evolución de una economía o región en particular.

La inversión en Renta Variable Global es una aproximación a la inversión en Renta Variable Estados Unidos + Renta Variable Europa + Renta Variable Japón en sus adecuadas proporciones (en torno a 65%, 25% y 10%, respectivamente). Dichas proporciones vienen determinadas por el tamaño de las bolsas de valores en valoración bursátil y es variable en el tiempo (así, por ejemplo, el valor en millones de euros de la suma de las empresas domiciliadas en Estados Unidos es aproximadamente 2,5 veces el valor de las europeas).

¿En qué consiste la inversión en Renta Variable Europa?

Invertir en Renta Variable Europa es hacerlo en las empresas más grandes de los 15 países más desarrollados de Europa: Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Holanda, Noruega, Portugal, España, Suecia, Suiza y Reino Unido. De todos ellos, los más importantes son Reino Unido, Francia y Alemania.

Esas compañías se dedican a distintos tipos de actividad, aunque los más importantes son el sector financiero y el de consumo básico (alimentación, bebidas y tabaco). Algunos ejemplos de esas compañías son: Nestlé, HSBC, Total, Roche, Bayer, Novartis, BP o British American Tobacco.

Es importante no confundir la inversión en Renta Variable Europa con la inversión en Renta Variable Zona Euro. En la Zona Euro no están incluidos Reino Unido, Suiza y algunos países nórdicos, que tienen varias empresas muy importantes dentro de Europa. Esto hace que la rentabilidad de una inversión y otra pueda ser muy diferente en un momento puntual, por lo que es fundamental conocer bien en cuál de las dos regiones invierte el fondo que elijamos.

Fondos de inversión

Conoce los fondos de inversión internacionales destacados por Quality Funds y elige tu mejor opción.

¿En qué consiste la inversión en Renta Variable Estados Unidos?

El mercado estadounidense es el más importante del mundo, tanto por volumen negociado como por el tamaño de sus empresas. Las empresas que cotizan en la bolsa de Nueva York superan en valor bursátil al tamaño de su PIB, el cual se acerca a los 20 billones de dólares, prácticamente el doble que el de la Zona Euro.

Que sea el mercado más importante significa también que es el más analizado, razón por la que se ha ganado la fama de ser el más eficiente del mundo, especialmente si hablamos de las grandes compañías.

Al mercado estadounidense también se le reconoce por ser el más innovador. Valga los ejemplos de ser los primeros en lanzar un fondo de inversión allá por los años 20 o contar con el ETF más longevo del mundo, con más de 25 años, que replica el principal selectivo estadounidense.

Así como en España el sector servicios es el motor de la economía, en el caso de Estados Unidos es el consumo. Sin embargo, cabe destacar que las empresas más grandes del mercado estadounidense, y en consecuencia del mundo, no corresponden a este sector, sino al tecnológico. Los principales ejemplos son Apple, Microsoft, Facebook y Google.

Algunas otras de las empresas a las que se tiene acceso invirtiendo en Estados Unidos se encuentran también en sectores con una importante representación en el mercado estadounidense tales como Amazon y Johnson & Johnson, en consumo y JPMorgan y Wells Fargo en finanzas.

¿En qué consiste la inversión en Renta Variable Japón?

Cuando invertimos en fondos en “compañías cotizadas japonesas” lo estamos haciendo, en general, en las empresas más grandes de Japón. Algunos ejemplos son: Toyota, Honda, Mitsubishi UFJ Financial Group, SoftBank, Mizuho Financial Group y Nippon Telegraph and Telephone.

Como se puede ver, están dedicadas a distintos tipos de actividad, aunque los sectores más importantes en Japón son el financiero, el industrial y el de consumo discrecional (especialmente, debido a la industria automovilística).

Cabe destacar que a las compañías niponas, por ser mayoritariamente exportadoras, les suele favorecer una depreciación del yen. En consecuencia, a caídas del yen le suelen acompañar subidas de la bolsa japonesa, mientras que subidas del yen suelen llevar aparejadas pérdidas de la bolsa japonesa. Por este motivo, es especialmente relevante saber que existen algunos fondos que tienen la opción, dentro de su oferta de clases, de cubrir el euro frente al yen para no asumir este riesgo de divisa.

¿Cómo genera rentabilidad mi inversión?

Las variables que determinan la rentabilidad son:

- Los beneficios de las empresas y, si fuera el caso, si distribuyen dividendos o recompran acciones.

- Las expectativas: si los inversores creen que las empresas mejorarán sus resultados futuros, comprarán más acciones y esto hará subir su precio. En caso contrario, venderán las acciones que tengan y caerá su precio.

Hay que tener en cuenta que ambos factores pueden derivar en notables ganancias o pérdidas.

¿Cómo afecta a mi inversión el hecho de que sean diferentes la moneda o divisa de mi región y la de las empresas en las que invierto?

Un inversor europeo que invierta en Renta Variable Global, de Estados Unidos o de Japón asume un riesgo divisa, salvo que realice una cobertura. Es decir, la rentabilidad obtenida dependerá no sólo de la evolución del precio de las empresas en las que se invierta, sino también, de la evolución de la divisa de las compañías respecto a la divisa en la que invierta. Una depreciación de la primera supondría una menor rentabilidad y, viceversa, en el caso de que se produjera una apreciación. Cabe destacar que algunos fondos tienen la opción, dentro de su oferta de clases, de realizar coberturas de divisas para mitigar este riesgo.