Condiciones más comunes de las hipotecas

Conoce las condiciones más comunes que te encontrarás al solicitar un préstamo hipotecario

Los ingresos mensuales del cliente son el punto de partida para la concesión de cualquier hipoteca.  Esta cantidad puede variar en función del número de titulares a los que se vaya a conceder la hipoteca y del tipo de interés, fijo o variable, que vaya asociado a ella.

Para sectores como los jubilados o funcionarios, este requisito de ingresos suele ser menor, ya que la estabilidad en los ingresos hace que el banco arriesgue menos con el préstamo hipotecario.

Solicitar hipoteca

Las deudas

Si el volumen de ingresos es una condición variable que cambia con cada banco, la solvencia económica del cliente es común a todos. A este respecto, la concesión de la mayoría de préstamos hipotecarios está sujeta a la ausencia de deudas pendientes de pago por parte del cliente que lo solicita.

Límite de la financiación

Lo más común entre las entidades bancarias es ofrecer una financiación de hasta el 80 % del valor de tasación o compra para la primera vivienda. Este porcentaje se reduce al 70 % en caso de ser la segunda vivienda.

Periodo de amortización

Los préstamos hipotecarios más frecuentes ofrecen un periodo de amortización de entre 20 y 30 años. También existen hipotecas a partir de 5 años y hasta un máximo de 40, aunque este extremo no se suele encontrar de manera frecuente.

El fiador (avalista)

Otro requisito imprescindible para la concesión de una hipoteca es que el cliente debe contar con un fiador. Por norma general, un fiador debe presentar la misma documentación que el solicitante del préstamo y lo requisitos de ingresos y solvencia económica son similares.