menu

Finanzas de un vistazo BBVA

Chica leyendo el periódico

Préstamos hipotecarios

Los préstamos hipotecarios son un producto bancario por el que un cliente recibe una cantidad de dinero de manos de un banco, con la condición de devolverla en cuotas periódicas y junto a unos intereses. Se llaman hipotecarios porque el banco cuenta con una garantía específica: una hipoteca sobre un inmueble –por ejemplo, una vivienda-, normalmente propiedad del cliente. Al existir un riesgo menor para el banco, este puede ofrecer unos plazos de devolución más largos y unos tipos de interés inferiores a los de los préstamos personales.

El tipo de interés es un concepto clave a la hora de entender qué son los préstamos hipotecarios. El tipo de interés es el precio que los bancos cobran a cambio del préstamo. Es fijo, si la cuota mensual no varía a lo largo de la vida del préstamo, lo que permite conocer de antemano lo que se va a pagar siempre.

Icono casa euro

Hipoteca Fija BBVA

Paga todos los meses la misma cuota, sin sorpresas


Es variable, si mantiene un diferencial fijo sumado a un índice de referencia, normalmente el euríbor, que se revisa según las condiciones del banco, casi siempre de forma anual o semestral. Con este tipo de interés, las cuotas se compondrían de una parte fija y de otra variable, en función del euríbor. Estos préstamos son los más populares en España ya que, además los datos revelan que quien opta por una hipoteca con este tipo de interés, termina pagando menos que los que se decantaron por una de tipo de interés fijo.

Por último, es mixto cuando se cobra un interés fijo durante el primer año (o excepcionalmente, durante los 3 o 5 primeros años) que luego pasa a ser variable.

¿Quieres un préstamo hipotecario? Busca el que mejor se adapte a ti. Ahora puedes hacerte una idea del tipo de préstamo hipotecario que necesitas. En BBVA te recomendamos uno que se muestre claro en sus requisitos, y que te ofrezca unas condiciones diferenciales.

Hipotecas Solicitar hipoteca