Fiscalidad del rescate de un plan de pensiones

Los ahorros de toda una vida pueden verse mermados por un rescate mal planeado: conoce la actualidad fiscalidad para no llevarte sorpresas

Contratar un plan de pensiones es una de las estrategias más rentables para asegurarse el futuro. Con una aportación mensual casi simbólica, no solo ahorramos una cantidad de dinero todos los meses, sino que, además, podemos reducir nuestra base imponible del IRPF y pagar menos impuestos. Ahora bien, los privilegios de los que hoy disfrutamos como trabajadores hay que considerarlos siempre teniendo en mente cuál será mañana la fiscalidad del rescate de un plan de pensiones. ¿Cuál es el escenario impositivo al que hay que enfrentarse al cobrar los ahorros?

Por "rescate de plan de pensiones” se entiende el cobro de la cantidad acumulada en el plan. Cada aportación al plan de pensiones se ingresa en un fondo de pensiones donde se invierte el dinero en función de la política de inversión del mismo, lo que generalmente con el paso del tiempo genera una rentabilidad adicional para el partícipe. Ahora bien, dicho rescate va de la mano de unas condiciones impositivas concretas que hay que tener en cuenta.

Las condiciones para poder rescatar un plan de pensiones son diversas. El rescate, además de en el clásico ejemplo de jubilación ordinaria, se puede hacer en caso de invalidez, de fallecimiento, de situación de desempleo, por enfermedad grave, etc.

En el momento del rescate deberemos afrontar un pago de impuestos que variará en función de cómo se proceda al cobro: si se hace a modo de renta periódica, si se hace de golpe o si se procede a un cobro que combine un capital y una renta.

Rescate en forma de renta periódica

En el caso de un rescate a modo de renta, el dinero se cobra de forma periódica (normalmente mensual) en una cantidad que puede ser fija o variable. Esta forma de rescate ha de tributarse en la declaración de la renta como parte de los ingresos anuales, es decir, el dinero que se recibe del plan hay que considerarlo junto al de la pensión. De la suma de ambas cantidades se deriva un importe anual de ingresos que, en función del importe final, se puede fijar en un tramo del IRPF más o menos exigente.

En el año 2016, por ejemplo, la tributación por ingresos de entre 12.450 € y 20.200 € anuales fue de un 24 %, mientras que el siguiente tramo (20.200 € - 35.200 €) supuso un 30 %. Es decir, en función del aumento de ingresos que suponga la renta mensual, la consecuencia puede ser un gravamen mayor, y eso no solo el primer año, sino durante todo el tiempo en que se cobre el dinero de la pensión y del plan.

Calcular plan

El rescate íntegro a modo de capital

El rescate de un plan puede hacerse también de golpe. De esta forma, el ingreso del capital ahorrado se ingresa al partícipe del plan. Ahora bien, la consecuencia en el ejercicio fiscal es un ingreso económico notable que puede disparar la base de cotización.

La repercusión de un cobro de este tipo se traduce en un aumento de la retención según la base imponible del IRPF. En el caso de cantidades elevadas, es importante no perder de vista que todos los ingresos anuales superiores a 60.000 € suponen un 45 % de tributación. Es decir, la base imponible tras el rescate se configuraría en el año del cobro sumando la cantidad rescatada del plan a los demás ingresos que se perciban.

Es necesario hacer aquí un apunte: dicho pago se hace una única vez, no siendo necesario volver a tributar por el plan de pensiones en años posteriores, como sí sucede en el caso anterior: en un rescate en forma de renta se hará durante toda la vida de la renta.

El rescate mixto

Existe una tercera vía para cobrar un plan de pensiones: el rescate mixto. De este modo se puede dividir el importe ahorrado en dos partes y, así, cobrar de golpe una cantidad y de manera periódica el resto.

Independientemente de cómo se distribuya esta cantidad, la fiscalidad del rescate del plan de pensiones es exactamente la misma a la enunciada en los ejemplos anteriores: el cobro se incluye en la declaración de la renta como rendimiento del trabajo y, en función de la base imponible resultante, se tributa en consecuencia.

Dado que la fiscalidad a la hora del rescate de un plan de pensiones es una cuestión importante, BBVA pone a tu disposición diferentes herramientas y calculadoras con las que conocer mejor los planes de pensiones. Podrás hacer números sin compromiso y saber desde ya cómo invertir para que de verdad tu inversión merezca la pena el día de mañana.