Qué es el Fondo de Reserva de la Seguridad Social

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social sirve para garantizar el cobro de las pensiones contributivas en el futuro

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social nace como herramienta para garantizar las prestaciones contributivas que otorga el sistema de la Seguridad Social, en caso de que éste no pudiera hacerlo por medios propios debido a la falta de recursos económicos debido a desajustes entre ingresos (por cotizaciones de los trabajadores) y gastos (en pensiones contributivas) de la Seguridad Social.

El germen de este Fondo de Reserva, habitualmente conocido como la ‘hucha’ de las pensiones, tiene su origen en la preocupación institucional de cara al sostenimiento del sistema nacional de pensiones. Así lo explica la propia Seguridad Social en su página web: “El Fondo de Reserva de la Seguridad Social surge como consecuencia de la exigencia institucional para el sistema de Seguridad Social, en diferentes ámbitos y foros de diálogo entre fuerzas políticas y sociales y el Gobierno, de establecer fondos especiales de estabilización y reserva destinados a atender las necesidades futuras en materia de prestaciones contributivas originadas por desviaciones entre ingresos y gastos de la Seguridad Social”.

El pacto de Toledo

El conocido como Pacto de Toledo fue el que dio pie a la ideación y puesta en funcionamiento del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. En 1995 y con la aprobación del pleno del Congreso de los Diputados, se pactaban, entre otras medidas, el dotar al sistema nacional de pensiones de una ‘hucha’ en la que se iría ahorrando el superávit que tuviera la Seguridad Social. Además, con el dinero acumulado, se invertiría en diferentes activos financieros con el fin de rentabilizar el capital. Actualmente el saldo acumulado en la hucha de las pensiones se invierte en activos de deuda pública española.

Durante la creación y redacción del pacto de Toledo, que contó con el apoyo de todos los partidos políticos, se analizaron numerosos aspectos del sistema nacional de pensiones, como la financiación de los regímenes especiales, la mejora de los mecanismos de recaudación, el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones o la propia edad de jubilación, que ha sido recientemente modificada en la reforma de 2011 y que culminará en 2027 cuando la edad ordinaria quede fijada en 67 años (65 años para aquellos que acrediten al menos 38 años y medio de cotizaciones).

Calcular plan

Ejecución hipotecaria

Sin embargo, no fue hasta el año 2000 cuando el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se creó como tal y se comenzó a dotar de capital. Desde entones y hasta el año 2011, este fondo fue recibiendo aportaciones anuales en función del superávit que cada año presentara la Seguridad Social. Cabe señalar que la primera aportación que se hizo a esta ‘hucha’ fue de 540 millones de euros y que la más importante jamás realizada tuvo lugar en el año 2008, cuando el fondo ingresó más de 11.000 millones de euros.

En la actualidad, el Fondo de Reserva está siendo utilizado por el Ejecutivo para paliar el déficit de la Seguridad Social y hacer frente al pago de las pagas extraordinarias. Desde el año 2011, se fueron realizando diferentes disposiciones que han situado a la ‘hucha’ de las pensiones con un saldo de algo más de 8.000 millones de euros a cierre de 2017.


Con la colaboración del Instituto BBVA de PENSIONES.