Cómo funciona un seguro de asistencia en viaje

Conoce en este artículo cómo cubrirte las espaldas ante un imprevisto y qué hacer si te pasa algo en el extranjero

Si planeas un viaje al extranjero, puede ser interesante que sopeses contratar para ello un seguro de asistencia en viaje. Con este tipo de pólizas, no solo tendrás cubiertos imprevistos de salud, sino que, además, podrás recibir una compensación económica ante pérdidas de equipaje o retrasos en tus vuelos.

Conoce de la mano de BBVA en este artículo qué te ofrece y cómo funciona un seguro de asistencia en viaje. Así, en tu próxima escapada, podrás centrarte solo en lo realmente importante: disfrutar del viaje.

El perfil de un seguro de asistencia en viaje

Tanto si uno viaja mucho como si lo hace de manera esporádica, un seguro de asistencia en viaje puede ser una gran ayuda, dado el caso, para salir de un percance inesperado sin grandes agobios. Tanto un imprevisto de salud como una demora de viaje pueden hacerte pasar un mal rato, y en algunos casos, convertirse en un menoscabo económico.

Ante todo, lo más importante es la salud y, por ello, un seguro de viaje te servirá para hacer frente a los gastos médicos derivados de una urgencia. En muchas partes del mundo, el sistema de salud se rige de manera privada, de modo que naturalmente te atenderán si te pasa algo, pero una vez concluya el tratamiento tendrás que hacer frente a una factura. Si tienes un seguro de viaje, sin embargo, las coberturas del mismo te cubrirán los honorarios médicos o los gastos de hospitalización, así como, si fuera necesario, los gastos derivados del transporte del enfermo. Un seguro de asistencia, además, te facilitará telefónicamente las directrices necesarias para actuar correctamente si pasa algo.

Además, existen otros imprevistos cuando se viaja de índole meramente logística, por ejemplo, relacionados con el equipaje. Si te pierden una maleta, pero tienes un seguro de viaje, este te reintegrará un importe en caso de pérdida, daños o robo durante el viaje, lo que supone una importante ayuda en esas situaciones. En muchas pólizas, además, se contempla la posibilidad de compensar económicamente al viajero en caso de una demora en el viaje.

Por todo ello, sin duda, un seguro de viaje es una forma práctica y sencilla de hacer frente a cualquier imprevisto en el extranjero.

Seguros BBVA

El funcionamiento de un seguro de asistencia en viaje

A los seguros de asistencia en viaje se puede acceder por dos vías principales: contratando una póliza de seguro de viajes o dando de alta una tarjeta de crédito.

  • La póliza del seguro de viajes. Con este tipo de póliza, el viajero abona la prima del seguro a cambio de las coberturas que le ofrece el seguro. Durante el plazo del contrato, salvo que en el mismo se fijen algunas carencias, la protección se activa desde el primer momento y la cobertura tiene lugar siempre que el tomador se encuentra fuera del domicilio habitual. Dado que la cobertura es mundial, existen diferentes maneras mediante las cuales el asegurado puede contactar con su aseguradora en caso de necesitarla. Así, ya bien por teléfono, por correo electrónico o mediante una app, lo recomendable es ponerse en contacto inmediatamente, ya que, dado el caso, el operador del seguro indicará al asegurado qué hacer ante el evento fortuito.
  • El seguro de la tarjeta de crédito. Las tarjetas de crédito más prestigiosas, por ejemplo una Visa Oro, ofrecen a sus clientes un seguro de asistencia en viaje de características similares a las de las pólizas al uso. En estos casos, sin embargo, su funcionamiento es un poco diferente. La activación del seguro aquí es puntual y entra en vigor solo en el caso de que el viaje en cuestión se abone íntegramente con dicha tarjeta de crédito. Es decir, aquí no pagas una prima en concepto de un seguro, sino que, por el contrario, te comprometes a pagar todo tu desplazamiento (vuelos, hoteles, etc.) con la tarjeta de la que eres titular. Así, en caso de necesitar ayuda, lo primero que tienes que hacer es contactar a un operador de tu tarjeta de crédito que te indicará cómo actuar. En la mayoría de los casos, si por ejemplo tienes que ir al médico o necesitas una ambulancia, tú deberás hacer en primera instancia frente al pago correspondiente y, a posteriori, la compañía de seguros que colabore con tu tarjeta de crédito te lo reintegrará (de acuerdo a las condiciones fijadas en el seguro de tu tarjeta).

Pase lo que pase, por tanto, lo importante en caso de imprevisto es contactar de inmediato a la aseguradora en cuestión, ya que esta te dirá lo que debes hacer y te facilitará ayuda puntual para resolver tu problema.

¿Cuándo me hace falta un seguro de asistencia en viaje?

La pregunta del funcionamiento del seguro de viaje va muy de la mano de la cuestión de cuándo en realidad hace falta dicho seguro. La respuesta es ambigua: depende.

Por un lado, todo beneficiario de la Seguridad Social puede disponer de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), con la que será atendido en cualquier institución pública de la Unión. Esta tarjeta, sin embargo, no cubrirá los gastos derivados de una atención privada, muy extendida en muchos países miembro, ni tampoco cubrirá ciertos aspectos como los gastos de salvamento o repatriación. Por lo tanto, si esquiando en los Alpes tiene que rescatarte un helicóptero, tú deberás abonar dicha factura.

La TSE, asimismo, tampoco tiene vigencia fuera de Europa, por lo que, en caso de viajar a un país de fuera de la Unión, estarás sin cobertura. Por otro lado, sin embargo, si tu viaje lo abonas íntegro con una tarjeta de crédito y esta tarjeta es una tarjeta Oro o Platinum, entonces puede ser que con dicho pago hayas activado inmediatamente un seguro de asistencia. Por lo tanto, en ese supuesto, no te haría falta contratar una póliza de viaje extra. La pregunta es: ¿A dónde viajas? ¿Qué servicio quieres obtener? ¿Qué tarjeta tienes?

Quizá echar un vistazo a bbva.es te ayude a aclararte en este sentido. En primer lugar, porque encontrarás el seguro que necesitas como es el Seguro de Viaje BBVA con el que, además de imprevistos de salud, también asegurarás posibles demoras o pérdidas de equipaje por solo 1 € a la semana. Esta póliza, sin embargo, aunque no limita el número de viajes y de destinos, sí que trabaja con unos límites económicos. Por ello, en caso de que viajes mucho, quizá pueda interesarte contratar una tarjeta de primera, como por ejemplo la Tarjeta Después Oro BBVA, con la que, además de las mejores prestaciones financieras, contratarás siempre que la uses para desplazamientos un Seguro de Accidente en Viaje de hasta 760.000 € y un Seguro de Asistencia en Viaje.