¿Qué es un seguro de decesos?

Es un seguro destinado a dar respuesta a necesidades materiales y emocionales derivadas de un fallecimiento

Cuando se produce el fallecimiento de un ser querido, los trámites que debe realizar la familia representan una carga difícil de asumir, tanto a nivel personal como económico. Además de la complicación burocrática, incrementada por la delicada situación emocional, los familiares deben asumir el elevado coste del servicio de sepelio. Para minimizar el impacto de ambas cargas (organizativa y económica), existe el seguro de decesos.

El seguro de decesos es una solución especializada destinada a coordinar y prestar los servicios funerarios cuando el asegurado fallece, dando apoyo a la familia tanto en aspectos emocionales como materiales de gestión y trámites. La cobertura garantiza el pago de los gastos y la gestión de los trámites necesarios para coordinar el servicio de sepelio, así como los eventuales costes y gestiones de traslado del difunto desde cualquier lugar del mundo al lugar designado para la inhumación o la incineración.

Según se indica en el informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicado a finales del  2016, un entierro en España cuesta de media 3.500 €. Con esta cifra en mente, resulta aconsejable contratar un seguro de decesos que cubra todos los gastos cuando fallezcamos, evitando así dejar esta carga económica a nuestros familiares.

El valor diferencial del seguro de decesos, frente a otras soluciones, es que la compañía realiza todas las gestiones relacionadas con la defunción (tramitación de la documentación por fallecimiento, funeraria, traslado, incineración o inhumación, esquelas, flores, …), ofrece apoyo psicológico a los familiares (asistencia a las personas) y, además, asume su coste.

Cualquier persona residente en España puede contratar un seguro de decesos. Además, se trata de una póliza de carácter familiar que permite ofrecer cobertura a todos los miembros de la familia a través de una misma póliza.

Capital asegurado y tipos de prima

El seguro de Decesos garantiza la prestación de un servicio funerario hasta el límite de la suma asegurada, que viene determinada por el precio de los servicios funerarios, y estos varían en cada localidad.

La prima o el coste del seguro se establece en función del coste de los servicios contratados, por el número de asegurados y, en algunas modalidades, también se considera la edad.

Según un informe de la OCU de Noviembre de 2013, un entierro en Cuenca, Tenerife o Las Palmas cuesta la mitad que uno en Vigo o Ciudad Real. Por este motivo, el precio del seguro variará en función de la localidad de residencia del asegurado en una póliza de Decesos.

Una vez contratada la póliza de decesos se mantiene en vigor hasta que el asegurado fallece. Además, si una vez pagados todos los trámites y actos del sepelio aún queda capital disponible en el seguro, el sobrante suele entregarse a los herederos del fallecido.

Las primas que se pagan en los seguros de decesos pueden ser constantes, sin variar por la edad del asegurado, pueden variar en función de la edad, o puede ser una combinación de las anteriores. En algunas modalidades de seguro es posible abonar el importe de la prima en un pago único.

Seguros BBVA

Coberturas de un seguro de Decesos

Al contratar un seguro de Decesos, el asegurado puede elegir el tipo de servicio funerario que desea que se preste en el momento de su fallecimiento: inhumación (lo que se conoce habitualmente como enterramiento), tasas de inhumación (para el caso de personas que tengan en propiedad un nicho, sepultura o panteón) o incineración.

La cobertura principal de un seguro de decesos está compuesta, habitualmente, por dos conceptos: el servicio de sepelio y los trámites administrativos relacionados con el mismo. Los elementos que componen el servicio son, entre otros, los gastos de la inhumación o incineración, el tanatorio, el féretro o la urna crematoria, el coche fúnebre, las coronas de flores, el nicho, las esquelas… Es habitual que el detalle de los citados elementos se adapte a los usos y costumbres de la localidad de residencia del asegurado. Respecto a las gestiones administrativas, la compañía aseguradora asigna a un gestor especializado para que realice la coordinación del servicio y la gestión del papeleo. Estos trámites suelen ser: obtención del certificado de defunción, baja del libro de familia, inscripción en el Registro Civil, partidas de defunción y de testamentos y Fe de vida.

Además de estas coberturas, que generalmente ofrecen todos los seguros de decesos, es habitual que puedan incorporarse otras coberturas adicionales como la asistencia en viaje o un capital asegurado en caso de fallecimiento por accidente.

Contratar un seguro de decesos con BBVA  

El seguro de decesos que se puede contratar a través de BBVA contempla tres modalidades, dirigidas a distintos perfiles, que permiten ofrecer cobertura a residentes en España, de cualquier edad (hasta 99 años) y con independencia de su estado de salud. Se trata de pólizas familiares, que permiten incluir hasta cinco asegurados en la misma póliza. Existe una modalidad específica para extranjeros residentes en España, que desean ser enterrados en su país de origen. En este caso, se cubren los gastos de repatriación del fallecido, incluyendo todos El seguro de decesos de BBVA ofrece a los asegurados la posibilidad abonar la prima de manera trimestral, semestral, anual o a través de un pago único, en función de la modalidad elegida. Además, si una vez sufragados los gastos derivados del fallecimiento no se ha usado todo el capital asegurado, la compañía entrega entonces el dinero sobrante a los herederos.