Qué es un seguro de vida ahorro

¿Sabías que existe un producto que aúna las ventajas de los seguros de vida y de los planes de ahorro? Conoce aquí los seguros de vida ahorro

Lo importante para contratar un seguro es, en primer lugar, valorar bien la situación personal y familiar, para después, elegir la solución aseguradora que mejor se adapta a nuestras necesidades. Para ello, debes analizar el impacto económico que puede producir en ti y en tu familia tu fallecimiento o invalidez, así como si precisas complementar tu jubilación para mantener tu nivel de vida actual. Así, mientras que para algunos puede resultar más adecuado contratar un seguro de vida, para otros tendrá más interés un plan de ahorro. Existe, no obstante, una solución que aúna las ventajas de ambos productos: el seguro de vida ahorro, con el que asegurarás tu vida y, además, ahorrarás de forma periódica.

Si te interesa este producto, ¡perfecto! ¡Has dado con lo que estabas buscando! En este artículo no solo te explicamos cómo funciona, sino que lo hacemos, además, a partir de la descripción de los dos productos que aúna: los planes de ahorro y los seguros de vida.

El seguro de vida

El clásico de los seguros es, sin duda, el seguro de vida. Con un seguro de este tipo, el tomador paga una prima para, en caso de fallecimiento, incapacidad o enfermedad grave, recibir una indemnización económica establecida en póliza por el capital asegurado. Éste es el seguro clásico de, por ejemplo, autónomos y cabezas de familia que desean de este modo proteger económicamente a los suyos ante un imprevisto.

Las primas de estos seguros varían con la edad del asegurado y permiten contratar capitales elevados, que permitan mantener nuestro nivel de vida y/o el de nuestras familias en caso de producirse alguna de las contingencias garantizadas.

Los seguros de vida son productos de riesgo, de modo que pagas una prima para asegurarte ante las contingencias detalladas en la póliza, dentro del periodo establecido. Por tanto, las primas abonadas no generan ni constituyen ningún ahorro, dado que están establecidas únicamente para cubrir los riesgos indicados.

Seguros BBVA

El plan de ahorro

El plan de ahorro, quizá junto al seguro de vida, es el otro “clásico” de las compañías de seguros. Consiste en un plan de inversión en el que, regularmente, el tomador ingresa unas cantidades de dinero y éstas, a modo de hucha, van generando rendimientos con el paso del tiempo. El plan de ahorro tiene mucho que ver con los planes de pensiones, ya que precisamente comparte con estos una gran similitud en cuanto a la finalidad: el que ingresa dinero suele hacerlo para obtener el día de mañana un complemento económico, por ejemplo, a su pensión.

Ahora bien, hay dos cosas que diferencian radicalmente a los planes de ahorro y de pensiones: su duración y su tributación. A diferencia de los planes de pensiones, un plan de ahorro no es necesario vincularlo a la jubilación, su duración se estipula a priori en el contrato (5, 10, 20 o los años que se quiera). Y en lo que concierne a la tributación, los planes de ahorro tributan en el IRPF y pueden o no tener exención fiscal dependiendo del producto concreto, mientras que las prestaciones percibidas por los planes de pensiones tributan como rendimientos del trabajo.

¿Existe una posibilidad de combinar ambos productos? ¡Desde luego! Para ello sirve lo que se conoce como seguro de vida ahorro.

El seguro de vida ahorro

El seguro de vida ahorro es, precisamente, la unión de un plan de ahorro y de un seguro de vida. Permiten realizar aportaciones periódicas, modificarlas o pausarlas si lo necesitas, pero además son productos que ofrecen liquidez en todo momento ya que el capital se puede recuperar parcial o totalmente y de producirse un deceso estando la póliza en vigor, el capital ahorrado se cobra además, incrementado por la rentabilidad adicional generada. El capital de estos productos está garantizado por el consorcio de compensación de seguros. El ahorro que se acumule en este seguro se puede recuperar de una vez en forma de capital, o en forma de pagos periódicos en forma de renta vitalicia mientras el beneficiario del seguro vive.

Existen diferentes modelos de seguro de vida ahorro (PIAS, SIALP,…), que realmente son “evoluciones” de los clásicos planes de ahorro, con fiscalidades más favorables que el plan de ahorro genérico. Otro ejemplo es el de los Planes de Previsión Asegurados (PPA), que tienen como finalidad contribuir con una pensión el día de mañana y garantizando el capital alcanzado a esa fecha con absoluta seguridad, con una rentabilidad estable y un mejor tratamiento fiscal del dinero, que permite deducir parte de las aportaciones realizadas al plan.

Este es, por ejemplo, el caso del seguro PPA Acumulación que te ofrece BBVA: realizas aportaciones al plan en base a una rentabilidad garantizada de antemano, y, llegado el momento de la jubilación, puedes percibir en forma de capital todo el ahorro acumulado o bien movilizar las posiciones a otros productos de ahorro que te permiten disponer del dinero en forma de rentas vitalicias, sin comisiones ni retenciones, y, además, puedes deducir hoy parte de las aportaciones.

La oferta es grande y cada cual debe optar por aquel producto que más se adapte a su estilo de vida y voluntad de riesgo. Conoce en bbva.es la oferta de seguros de nuestro banco y, ante todo, piensa con qué producto te sientes más cómodo.