Cuáles son las comisiones más habituales de los cajeros

Con la reforma de 2015, el panorama de las comisiones cambió en España: conoce su situación actual aquí

Retirar efectivo a débito o crédito mediante tarjeta en un cajero automático es una operación que a nadie le resultará desconocida. Aunque casi todos los establecimientos, ya sean restaurantes, tiendas, cines o teatros, permiten realizar los pagos directamente con la tarjeta, llevar algo de efectivo encima es la mejor opción de evitar posibles imprevistos. Sin embargo, a la hora de disponer de efectivo de nuestra cuenta es importante conocer cuáles son y cómo funcionan las comisiones de los cajeros.

Hasta octubre del 2015, las comisiones de los cajeros se establecían, por norma general, en función de la red a la que perteneciesen las entidades bancarias. Es decir, los cajeros se agrupaban según fuesen Servired, Sistema 4b o Euro 6000 y, además, cobraban entre sí unas comisiones por operación. Sin embargo, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-Ley 11/2015, por el cual se prohibió que las entidades titulares de los cajeros cobraran las comisiones directamente a los titulares de las tarjetas, sino que el cobro de la comisión la cobra el titular del cajero a la entidad emisora de la tarjeta, quien podrá repercutir esa comisión al titular. De modo que hoy no hemos de preguntarnos ya en qué red estamos sacando dinero, sino más bien en qué banco: ¿Santander? ¿Caixabank? ¿Sabadell?

Características principales del sistema de comisiones

El Real Decreto-Ley 11/2015, mencionado anteriormente, se aprobó con el fin de que los servicios de pago sean prestados en condiciones de competencia, transparencia y confianza entre las partes. Esta ley entró en vigor en octubre de 2015 y supuso una serie de novedades que rigen en la actualidad el establecimiento y el cobro de las comisiones en los cajeros. Estas características son las siguientes:

  • Cada entidad individual es la encargada de decidir qué comisiones cobra por el uso de sus cajeros al resto de entidades. Con esta norma cambia de manera total el sistema utilizado hasta la fecha, de manera que las comisiones no se deciden de manera conjunta según la red de medios de pagos que utilice cada banco. Es decir, dos entidades distintas en una misma red, por ejemplo Servired, antes de la ley cobraban las mismas comisiones en sus cajeros; ahora cada una es libre para fijar las que quiera, con los límites de competencia y trasparencia establecidos. La comisión a satisfacer por la entidad emisora a la entidad titular del cajero podrá ser objeto de acuerdo entre las entidades.
  • La comisión no puede cobrarse directamente al usuario de la tarjeta, sino que se carga al banco emisor de esta.
  • El Banco emisor podrá repercutir o no al titular de la tarjeta la comisión pagada al banco titular del cajero. En caso de que el banco decida repercutir la comisión del cajero al titular de la tarjeta, también podrá decidir si lo hace de forma total o parcial, así como establecer diferentes porcentajes de la comisión en función de la entidad bancaria en la que su cliente haya retirado el efectivo.
  • Si la entidad financiera decide cobrar la comisión a su cliente, el importe solicitado nunca podrá ser superior al que le haya cobrado el banco propietario del cajero.
Controla tus tarjetas desde el móvil

¿Cómo afectan las comisiones de los cajeros a los clientes BBVA?

Si eres cliente BBVA y tienes una tarjeta de crédito o débito, seguro que te estás preguntando de qué manera te afectan a ti las comisiones de los cajeros. Antes de empezar a hacer números con las comisiones de cada una de las entidades bancarias que existen en nuestro país, debes saber que BBVA cuenta con más de 6.000 cajeros en todo el territorio nacional. Con esta amplísima red de cajeros es muy difícil que no encuentres uno a pocos metros del lugar en el que estés.

BBVA no cobra comisiones a sus clientes cuando retiran efectivo a débito mediante tarjeta en alguno de sus cajeros automáticos, es decir, contra la cuenta de domiciliación de pagos. La cosa cambia cuando la disposición se hace a crédito, es decir, contra la cuenta de crédito de la tarjeta. En este caso BBVA cobra a los titulares una comisión del 3,50% con un mínimo de 3 €.

Para facilitar al cliente la operativa de disponer de efectivo, BBVA ha diseñado un localizador de cajeros. Utilizar esta herramienta es tan sencillo como introducir en su buscador la ciudad, el código postal o la calle en la que te encuentres. Una vez hecho esto, podrás elegir entre buscar oficinas o cajeros y, a continuación, te aparecerán señalados en un mapa todos los cajeros que tienes cerca.

La gran red de cajeros BBVA, unida a la útil herramienta de localización, pretende que siendo cliente BBVA no tengas que recurrir a entidades ajenas. Sin embargo, como no siempre es así, vamos a ver de manera rápida y sencilla las comisiones que tienen los cajeros ajenos a BBVA.

Si tienes que retirar efectivo a débito mediante una tarjeta en cajeros automáticos de CaixaBank, la comisión por retirada de efectivo es de 2 €. Si es en el Banco Santander, la comisión será de 1,85 €. Muy similar a esta última es la comisión del Banco Sabadell, fijada en 1,80 € En Grupo Banco Popular tendrás 1,50 € de comisión, en Bankinter será de 1 €, Bankia baja hasta los 0,98 € seguido de Evo Banco con 0,65 € y de ING Direct con una comisión de 0,50 €. Como hemos explicado, estas comisiones las cobran estas entidades a BBVA, quien posteriormente las repercute al titular de la tarjeta.

Dada la amplia red de cajeros de BBVA, se reducen las posibilidades de que tengas que recurrir a un cajero ajeno a nuestra entidad para disponer de efectivo. No dudes en usar el localizador de oficinas y de consultar en la web todas las ventajas que ofrece la red de cajeros BBVA.