Opciones para sacar dinero con una tarjeta de crédito

Allá donde estés, e incluso sin saldo en la cuenta, la tarjeta de crédito te permitirá acceder siempre a dinero en efectivo

Prácticamente, el 100 % de los trabajadores cobran la nómina con abono en cuenta, lo cual hace necesario dirigirse al banco una y otra vez para disponer de efectivo. Por ello, el frecuente gesto de sacar dinero con la tarjeta es algo con que todos estamos familiarizados. Ahora bien, existen diferentes opciones para sacar dinero con una tarjeta de crédito o de débito, ¿lo sabías?

En función del tipo de tarjeta que tengas, del cajero al que te dirijas y, sobre todo, del tipo de operación que hagas con tu tarjeta podrás tener que enfrentarte a diferentes comisiones para acceder a efectivo. De todo ello te hablamos aquí para que no se te escape nada la próxima vez que te dirijas al cajero a sacar tu dinero.

Controla tus tarjetas desde el móvil

Los tipos de tarjeta y las maneras de disposición

Existen por lo general dos tipos de tarjetas: las de débito y las de crédito. Como su propio nombre indica, con una tarjeta de débito las compras y las retiradas se cargan en el momento a la cuenta asociada y contra su saldo. Es decir, se carga en tu cuenta automáticamente lo que pagas, así como aquel dinero que retiras del cajero.

En el caso de la tarjeta de crédito, sin embargo, los pagos se van acumulando en la cuenta de crédito de la tarjeta que se carga a la cuenta bancaria, por lo general, en el plazo de un mes. Este tipo de disposición, por tanto, es un crédito, con la ventaja de que su tramitación es sencilla. Basta con pasar tus compras la tarjeta de crédito a la hora de hacer las compras o sacar con ella dinero del cajero.

Ahora bien, si dispones de efectivo con tu tarjeta de crédito, tienes que tener en cuenta que puede que tengas que pagar una serie de comisiones por ello. Esta comisión no tiene nada que ver con el tipo de cajero ni dónde saques dinero, es decir, incluso en un cajero de BBVA hay que pagar una comisión por el efectivo recibido a crédito. En definitiva, lo que haces sacando dinero a crédito no es otra cosa que pedir un “mini-préstamo”.

Ahora bien, quizá te interese saber que una tarjeta de crédito no te obliga a sacar dinero siempre a crédito, sino que también te permite hacerlo a débito. Es decir, con una tarjeta de crédito podrás, igual que con una de débito, sacar dinero “en tiempo real” sin pagar un céntimo en comisiones si empleas un cajero BBVA. Para ello, es importante que en el cajero hagas tu retirada “a débito” y no “a crédito”. El cajero te preguntará al respecto, así que ten esto en cuenta en cada caso.

Dónde sacar dinero con tarjeta de crédito

Una de las mayores ventajas de la tarjeta de crédito es, sin duda, la posibilidad de disponer de tu dinero en cualquier parte del mundo. Las diferentes marcas expendedoras de tarjeta con que trabaja BBVA (Visa, MasterCard, American Express, etc.) cuentan con una compatibilidad global, es decir, en prácticamente cualquier cajero del mundo podrás disponer de efectivo.

Este hecho, sin embargo, conlleva en algunas ocasiones gastos añadidos, ya que cada uno de los diferentes cajeros que existen exige comisiones singulares, que el cajero cobra primero a BBVA, y luego BBVA los repercute a cliente. De este modo, por tanto, a la hora de disponer de efectivo con tu tarjeta (sea de crédito o de débito), habrás de leer con detalle la información mostrada en pantalla y en el cajero para no llevarte sorpresas.

Independientemente de la comisión de cada cajero, además, has de tener en cuenta que si haces una disposición a crédito, esta estará también sometida a las comisiones de tu contrato. Por ejemplo, la comisión por cambio de divisa en una moneda diferente al euro. Por lo tanto, si bien una tarjeta de crédito puede salvarte la vida en un momento determinado, es importante tener en cuenta estas posibles comisiones añadidas para que no salga demasiado cara la retirada.Este hecho, sin embargo, conlleva en algunas ocasiones gastos añadidos, ya que cada uno de los diferentes cajeros que existen exige comisiones singulares, que el cajero cobra primero a BBVA, y luego BBVA los repercute a cliente. De este modo, por tanto, a la hora de disponer de efectivo con tu tarjeta (sea de crédito o de débito), habrás de leer con detalle la información mostrada en pantalla y en el cajero para no llevarte sorpresas.

En definitiva, una tarjeta de crédito es una herramienta práctica y, si cabe, necesaria para poder disponer de nuestro dinero allá donde vayamos. Si bien una retirada de efectivo puede suponer un coste añadido a causa de las comisiones, éstas pueden ser compensadas con las distintas ventajas.

BBVA ofrece a sus clientes una amplia gama de tarjetas que, en función de cada perfil, intentan satisfacer las necesidades del cliente. En nuestra página web puedes acceder a toda la gama de tarjetas del banco. Con cualquier tarjeta BBVA, sacar dinero con es algo rápido y sencillo. Una extensa red de más de 6000 cajeros propios, que puedes conocer en el localizador de cajeros de BBVA, te permitirá ahorrarte comisiones en tus disposiciones a débito. No dejes de preguntar y de comparar la oferta de tu banco y de consultarnos por la página web cualquier duda.