Cómo funcionan las tarjetas de crédito para estudiantes

Están pensadas para satisfacer las necesidades de los jóvenes con características muy útiles

Los estudiantes, principalmente los universitarios, son un grupo de la población con unas particularidades concretas. Son mayores de edad pero suelen vivir en casa de sus padres, y los que se han mudado para estudiar en otra ciudad suelen estar sustentados por sus progenitores. Tienen gastos mensuales que tienen que afrontar a pesar de que la mayoría no tiene un trabajo regular. Los bancos desarrollan algunos paquetes dirigidos de manera exclusiva hacia ellos, entre los que se encuentran las tarjetas de crédito para estudiantes.

A la hora de analizar las tarjetas de crédito para estudiantes hay que saber que, si bien su mecanismo de utilización es el mismo que el de una tarjeta ordinaria, estas presentan condiciones especiales.

Diferencias entre una tarjeta de crédito y una de débito

Una tarjeta de crédito para estudiantes puede ser la primera tarjeta de este tipo que se contrata por lo que es necesario explicar de manera breve las diferencias entre las tarjetas de débito y las de crédito. Solo así el futuro cliente sabrá qué producto se ajusta mejor a sus características.

La principal diferencia entre ambos productos es la forma de pago. Mientras que en las tarjetas de débito el pago se carga directamente en la cuenta del titular, en las de crédito se contrae una deuda con el banco que se puede saldar a fin de mes, a través de un porcentaje mensual estipulado o bien mediante una cuota fija. Por otro lado, las tarjetas de crédito dan la posibilidad de financiación pagando productos a plazos, es decir, llevan implícitas un crédito con el banco. Esta es una opción que no incluyen las tarjetas de débito. Por último, es habitual que una tarjeta de crédito cobre intereses al titular al retirar dinero a crédito. 

Controla tus tarjetas desde el móvil

Tarjetas Blue BBVA

BBVA conoce lo importantes que son los jóvenes y por eso ha diseñado cuatro tarjetas exclusivas para ellos. Estos productos están dentro de la gama blue para menores de 30 años. El catálogo de tarjetas blue se compone por una tarjeta prepago, una tarjeta de débito y dos de crédito.

Además, la Cuenta Blue BBVA es una cuenta sin comisión de administración y mantenimiento, que permite realizar transferencias sin comisiones.

La tarjeta prepago se llama “Tarjeta antes blue BBVA”, está pensada para que puedan recargarla con el importe justo que quieran gastarse. La tarjeta de débito es la “Tarjeta ahora blue BBVA”, para pagar en el momento de la compra con el dinero disponible en la cuenta.

Las tarjetas de crédito, por su parte, son la “Tarjeta después blue BBVA” que permite pagar las compras en el mes siguiente al que fueron realizadas o a plazos, y la “Tarjeta a tu ritmo blue BBVA” con la que todas las compras se financian a plazos automáticamente. El aplazamiento en los pagos conlleva el pago de intereses y comisiones al banco.

Si quieres saber más sobre las tarjetas de BBVA, consulta los detalles del catálogo en la sección de tarjetas de bbva.es.